Derbi

2006-10-27-a

tiñosos pirolos julais canfurneiros miguelones piosos marulos tolais humo humo y más humo por todas partes ni un olivo bajo el que esconderos 

9816938654ec04298d4d903.98161851-depor_celta(3665756)

centolla para todos dentro de la riñonera con bandera de portugal, calabaza rellena de plumas mierdosas, te despiertas sudando, charla con el entrenador en un restaurante, golpe en la mesa, copas rotas, platos rotos, piños que castañean, mantel sucio, espuma por la boca y ni un puto olivo bajo el que esconderos

53

pitaron falta en tres cuartos y agarré una foto antigua la besé la mamé toda y también besé un chubasquero mamé todo el escudo me agarré la camiseta porque soy católico y recé claro recé a símbolos

estaba más solo que dios

qué iba a hacer

scale

y el tiempo que vuela como un cuervo vuela en línea recta a través de ti y no alrededor de ti

– mierda – se paró

02-spain-236

recuerdo que me tiraron una carcasa de cedé y que de aquella comíamos gominolas en el estadio y que nos dieron cartulinas para levantar cuando el himno gallego

las rompimos todas

manuel pablo- 01-02

también dibujábamos al mccarthy sangrando siempre como con secuelas después del partido y a otros con cara de polla

1320759104_extras_mosaico_noticia_4_g_0

el pelo curly se meneó a cámara lenta como en un anuncio de champú y el bolo describió una parábola y esa parábola tuvo unos hijos y luego llegó un gol un abrazo surreal que me desnudó al instante y me hizo salir volando por la ventana

tumblr_mcf1w2Sd4I1rey7iho1_500

así es la ciudad estaba ardiendo y tú solo no puedes entonces es cuando aparece el ángel francés que te guía por pasadizos aún no cerrados 

te lleva del brazo y tú vas comatoso de cojones

sudando moribundo sin fuerzas

él te lleva de la mano

es alguien al que ves por primera vez pero es muy cercano

1073118114_850215_0000000000_sumario_normal

fueron son y siempre serán las tres reglas del deportivista atomista

NO HAY PASADO

NO HAY FUTURO

TÚ ERES LAS PIEZAS DE TU RIVAL

Dépor – Celta, J12

Jornada 12 de la Liga BBVA 2015-2016. Sábado 21 de noviembre.

R.C. Deportivo 2-0 R.C. Celta de Vigo (Lucas Pérez, 23; Jonny (en propia), 93)

Así es como siempre ha sido. Bueno, no. Así, tal y como fue, es como yo aprendí que siempre iba a ser. Ellos llegan con su noble xogo, su dignidad, sus aspavientos. Ellos llegan y se van, a veces con los puntos, con las Grandes Palabras en la boca, montados en La Verdad, teniendo La Razón. Sí, así es como lo aprendí yo y así lo vi suceder el sábado. Así los vi yo llegar por la Vedra, buscando desde los autobuses esa Coruña que sólo existe en su imaginación y la de alguno de nuestros anteriores alcaldes, presumiendo de un gallego que nunca encontré salvo como respuesta en siete años infiltrado tras sus líneas. Así es como siempre ha sido y lo demás es engañarse.

Si en el Matadero nos empujara otro -ismo que no fuera el oportunismo, si nos viéramos arrastrados por esa espiral de ventajismo, de revanchismo que genera una victoria, reiríamos. Reiríamos por la jugada de este derbi que recordaremos para siempre, por ese momento en el que El Único Celtista Que Ficharía toca el balón hacia atrás en dirección a su propia portería, reiríamos con la carrera desesperada de Sergio persiguiendo un balón inalcanzable con la grada de Blues justo en frente, reiríamos porque este esperpento fue causado por una ridícula presión de un Lucas cojo. Lucas otra vez, eh. Sonrisa. Pero no. No porque el Matadero es un lobby dispuesto a convenceros de que EÚCQF debe ser abducido para la causa y no pararemos hasta conseguirlo. Así que no, hoy no reiremos.

Decía que bajaba el Celta por la Vedra buscando lo que no existe y ya Lucas estaba fallando una ocasión a puerta vacía. Vimos el sábado a un Deportivo terso, punzante y audaz; pero fueron los minutos inciales los que convencieron a jugadores y aficionados de que aquel Celta que llegaba a Riazor tras haber prendido fuego a todos los estadios que había visitado hasta el momento era el mismo Celta de las Grandes Palabras que siempre hemos conocido. Con Nolito o Jesuli, con Orellana o Nenê. El mismo. En esos minutos quedó claro el plan que Víctor había trazado para competir con el habitualmente elevado caudal ofensivo de los celestes: línea bastante adelantada de presión en campo rival, búsqueda de uno de los dos puntas en profundidad tras recuperación a la espalda de los siempre superados laterales, que tampoco podían ser ayudados por los centrales debido a su insuficiente velocidad.

No fue, en cambio, el enésimo plan de Víctor el que le dio la victoria, sino el comportamiento de los jugadores bajo esas indicaciones. Excelso Mosquera en la generación, los apoyos y el cambio de orientación de los ataques, soberbio Álex en todo lo demás, inteligentes los profundos y bien acompasados movimientos de Lucas y Jona y muy dañina la flexibilidad de Cani y Luisinho, que alternaban jugadas interiores y exteriores con acierto constante. Fue precisamente una jugada del aragonés por la zona central la que generó el primer gol. Con su languidez habitual, retuvo el balón y se deshizo de dos rivales para ponerle un balón maravilloso al desmarque de Álex. El rebote de su remate solo tuvo que empujarlo Lucas en línea de gol. La siguiente jugada, el penalti de Navarro tras una aislada internada de Aspas, puso el protagonismo de Lux al mismo nivel que su implicación. Cani, en su mejor partido como blanquiazul; Álex ganándose el puesto como sustituto de Borges en su primera oportunidad de la temporada; Lucas como siempre; Lux con su merecida aparición para rescatar al equipo. Todo bien, Víctor, todo bien.

Cedió el control del balón el Dépor durante el resto del partido, pero no el dominio. Apenas sufrió hasta el tramo final gracias a que, entre otras cosas, Sidnei y Arribas se impusieron con claridad a todo aquel que se acercaba al área blanquiazul. Si el partido nos dejó algo más fue el bello homenaje de Víctor a Irureta apuntalando el equipo con un doble doble lateral que prácticamente cerró el partido hasta la desafortunada (qué digo desafortunada, desafortunadísima) acción del gol en propia meta de Jonny Castro. Y allí se fueron ellos, los autobuses llenos de datos que desmostraban que el resultado no había hecho Justicia, hablando de Intensidad, hablando de Posesión y otras cosas que nadie acababa de entender muy bien. Allí se fueron como habían llegado, actuando como siempre actúan en la derrota. Bueno, otra vez será. Gracias por venir.

afp_20151121_214022566