Dépor – Rayo, J22

Jornada 22 de la Liga BBVA 2015-2016. Lunes 1 de febrero.

R.C. Deportivo 2 – 2 Rayo Vallecano (Miku, 7; Lucas, 19; Jozabed, 22; Fajr, 46)

El partido de lunes puede interpretarse como otro gatillazo, como salvar por poco la pierna de ser mordida por un perro, como mala suerte, como resbalar en el borde de la piscina y reventarte la nuca, como una pintura ardiendo, como un cuadrado que no traspasa un círculo, como una ida y venida de estar erguido a sentarse en el sofá, como una consecuencia infinita de cigarros o como, mi favorita, una señal inequívoca de que hombres montados a caballo descenderán de los cielos y comenzaran una cruenta batalla. Por partes.

Preludio. Abundantes luces policiales en Greifswalder Strasse. Una manifestación del NPD avanzando. Perfecto.

La cabeza de Tebas. “El asesinato es un crimen / a no ser que lo cometa un policía o un aristocráta” Dos colectivos, coruñés y vallecano, asediados esta temporada – la anterior y las que quedan- por el dedo aplastante y acusador del imbécil.

Jémez. Enfrente estaba el Rayo – tumulto fascinante- comandado por el creador del caos y la belleza. Defensa que avanza. Me cago en la puta.

Horror. Luis Alberto, el coleguita. Mente fresca y cara cansada. Lucas, otro coleguita. Liberan a los presos, que huimos y nos unimos a los disturbios.

El rostro. Nuestro tercer portero hace recular a la masa. Portador de barba actual, de esas que desprenden tanta inseguridad, no atina con el despeje (pase). “Nadie es juzgado y enviado al cielo o al infierno, sino que durante la vida el hombre se va preparando para uno de esos dos destinos.”

Dima Maroc. Avec mon Frère . Complicité‬. Joie. Très important. Tecleó Fajr en su tablón dos días antes del partido. Que alguien le ponga una habitación en el Tryp al hermano de Fayçalín.

Trayecto. Invocamos sin pausa, cantaremos al amanecer. Minutos finales en los que queremos convulsionar de una puta vez, expulsar enfermedades y entregarnos al ladrido.

Expiración. Mi equipo juega perito, contamos con miles de fieles y el arte es un instrumento de revelación. Nos queda apenas nada para vivir el fantástico Apocalipsis terrenal.

laluc

Anuncios

Tristeza

General es la grada que más cerca de mi casa. La grada a la que acude la mayor parte de gente de mi barrio. Pero yo nunca he estado en General. Sí en la superior, donde me hice mucho daño en el dedo gordo de un pie mientras le daba una patada a una valla con motivo de alguna ocasión errada durante aquel infausto Deportivo-Valencia. Solo me he acercado al fondo de General, mi grada si de localización geográfica hablamos, para ver de primera mano las pintadas y para presentar mis respetos a un asesinado. No me siento cómodo rodeado de excitación extrema, de esa mezcla de pasión y locura que reina en los fondos ultra. Los veo de lejos y me gustan, pero no me atrae integrarme en ellos.

Hace tres meses un aficionado del Deportivo fue asesinado. Muchos reclamaron medidas, enmiendas a la totalidad. Hubo aspavientos. Hubo comunicados, desmentidos, notas informativas. Y los que están al mando han, por fin, acudido a complacer a aquella gente que quiso cambiarlo todo. Hoy se hacían públicas una serie de medidas que, en la práctica, significan la ilegalización de Riazor Blues en su casa, que es Riazor. Pero eso no me preocupa. Miento, sí me preocupa, pero me preocupa menos que otro tema. La LFP, dos semanas después de rechazar adherirse a una campaña contra la homofobia, ha decidido que tú eres el culpable de lo que pasó hace tres meses. Prohíbe o insta a prohibir los mensajes reivindicativos, de carácter social o político, de carácter comercial o religioso, sean cánticos o pancartas.

El fútbol, dicen, no es espacio para aquellas cosas que son ajenas al deporte.

El tema de conversación en las redes sociales hoy es, en cambio, un rumor y el desmentido público por parte del presidente más poderoso del fútbol español. Creo que tras 27 años aún no he entendido bien lo que es y lo que no es ajeno al deporte. Bueno, al fútbol.

lfp