Madrid-Dépor, J15

Jornada 15 de la Liga Santander 2016-2017. Sábado 10 de diciembre.

Real Madrid 3 – 2 R.C. Deportivo (Morata, 50; Joselu, 63,65; Mariano, 84; Sergio Ramos, 92)

Hay una película y en esa película está todo. Esa película se llama As I was moving ahead occasionally I saw brief glimpses of beauty y yo creo que en esa película está todo, aunque nunca la he visto entera y seguida porque es casi tan larga como su título o esta frase. Hay una película cuyas imágenes me hipnotizan y me atan a la pantalla porque creo que en ellas está todo, pero luego es que no porque Jonas Mekas me lo niega todo:

I have never been able, really, to figure out where my life begins and where it ends. I have never never been able to figure out what it is all about, what it means. (…) Because I don’t know where any piece of my life really belongs. So let it be, let it go just by pure chance.
Disorder.
There is some coherence, some kind of order in it, order of its own, which I do not really understand, same as I never understood life around me. The real life. Or the real people. I never understood them. I still don’t understand them. And I really don’t want to understand them.

Yo veo tramos de la película y, como decía, lo entiendo todo. Veo una imagen que dice que ESTA ES UNA PELÍCULA POLÍTICA y pienso que sísisisí lo es porque qué es la política sino esta manera de flotar por la vida, esta pasión desatada por la belleza de las cosas que nos gustan sin importar su importancia y esa falta total de conexión temporal entre los hechos y los sentimientos que estos producen. Veo la película y me reconozco proyectado sobre el Dépor en su ligereza y en su profundidad, ¡y en su política! Me veo y me reconozco el sábado, saltando y corriendo por mi casa tras ese minuto y medio mágico en el que le dimos la vuelta a un partido en el Bernabéu.

Os pongo en situación con retazos de mi sábado. Yo preparando con prisas la cena navideña con mi grupo de amigos. Yo indudablemente ilusionado porque, como el año pasado en el Camp Nou, jugamos antes de que estos se vayan a Japón al Mundial del Clubes y les importará un huevo el partido. Yo quemando parcialmente la cena porque joder balón al palo. Yo levantándome de la mesa con cierta frecuencia ante los cambios de tono de Carlos Martínez. Yo nervioso y tremendamente ausente de lo que sucedía en aquella mesa. Yo saltando y gritando los goles de Joselu. Yo golpeando cosas tras el empate. Yo insultando gravemente a árbitro, futbolistas del real de madrid y a mis familiares aficionados a ese equipo tras el gol en el descuento. Yo disfrutando con cierto orgullo de la noche posterior porque es lo que, sin duda, hubiera hecho Florin Andone.

Revivo el partido en diferido y nada es otra vez lo mismo porque ya ha sucedido. Veo a un Madrid superior y a un Dépor digno, agarrado a los arrebatos de locura del rumano de Pastoriza. Al final, la dignidad es todo aquello a lo que puedes aspirar mientras esperas por esos breves momentos de belleza, esos destellos de que todo tiene sentido. Al final, otra vez, está todo condensado en esos 2 minutos, pero también en los 90. Y en los otros 90 minutos de la derrota del juvenil contra el Vigo o en los de la derrota del femenino en Oviedo. Sale todo mal en el fin de semana, pero da igual porque la derrota da igual si consigues sufrirla. El fin es vivirlo, como dice nuestro amigo Oliva y, queramos o no, Garitano y Andone y Çolak y Borges y Babel y toda esa gente están consiguiendo que los miremos otra vez y les digamos: lo estamos viviendo con vosotros, se nos quema la cena, pero no nos falléis porque somos vosotros.

pixiz-15-12-2016-18-44-14

Anuncios

Dépor – RM Castilla, J12

Jornada 12 de la Liga Adelante 2013-2014. Domingo 3 de noviembre.
RC Deportivo 2 – 0 RM Castilla (Marchena, 14; Luis Fernández, 92).

Los partidos frente a filiales siguen habitualmente un ritual muy similar. El público se acerca, curioso, a ver esas caras que salen en las portadas de los diarios y que provocan peleas en las tertulias. Los jugadores, encendidos, huelen la grandeza y gritan oficio oficio oficio muy fuerte y muy alto mientras salen al campo. Y parecen partidos muy especiales, pero es todo un paripé y al final nunca nada. De nada.

Se presentaba el Deportivo en Riazor con la baja del barrendero polaco y ejerciendo el ucraniano de Os Mallos como fontanero de urgencia en una medular que no parecía extrañarle tras sus más que buenas actuaciones en el eje de la zaga. Se presentaba el Castilla porque le tocaba, con 4 puntos de 33 posibles y Toril con cara de circunstancias desde que se quedó sin nécoras para la segunda parte del Rayo – Real Madrid de la noche anterior. Volvía también Marchena, muy jaleado por la multitud, que añoraba una historia de amor que aún estaba por producirse. Así, tras un mal centro y una peor prolongación, el sevillano cazó una media chilena desde la frontal que, con trayectoria de mortero, caía en la escuadra poniendo un 1-0 que sonaba ya a resultado final, cuando en el reloj del municipal herculino no se había alcanzado aún ni el ratito de partido. Manos a la cabeza y algarabía en los locales, maldiciones en los visitantes, que se sabían en aquel momento protagonistas de una foto en la que no querían salir. Incredulidad general por un gol que no hace sino prolongar la admiración hacia el nuevo ídolo blanquiazul, que no lo es más que por trayectoria y profesionalidad. No es poco. Tampoco demasiado.

A partir de ahí, el ejército desarmado de Castrofeito conocía su labor a la perfección y cumplió con las planificadas y ya habituales maniobras de destrucción y desconcierto, pese a que la lesión de Insua pareció que podía añadir incertidumbre a una tarea tan rutinaria a estas alturas de la competición. No fue así y apenas concedió dos oportunidades a los visitantes en jugadas que sería generoso no calificar de fortuitas. Subido a los hombros de un omnipresente Culio, el Deportivo aplacó cualquier duda sobre la ya acostumbrada pobreza de su juego ofensivo con un ligero movimiento de cabeza en dirección al marcador. La expulsión de Cabrera sirvió tanto para revelar aún más la incapacidad de los coruñeses a la hora de cerrar partidos como para encender los ánimos del Castilla hacia un árbitro al que también le reclamaron con vehemencia un penalti de Kaká al Cristianito de turno. Aquí nos pareció que el colegiado acertó en las dos jugadas, pues creemos que toda falta a Juan Domínguez debería acarrear la tarjeta roja y somos incapaces de concebir que Bezerra, el brasileño que llegó de Hungría, sea capaz de hacer algo mal. De todas formas, no tenemos nada en contra de ganar robando. Y si puede ser impune y descaradamente, mejor que mejor.  Y ya puestos a reivindicar, también creemos que la maría para Rudy ha de ser de mejor calidad, pues lleva dos partidos más perdido que Juan Carlos, el descartado, en la Facultad de Filología.

Ya la gente de Riazor se retiraba con gesto taciturno por la reiterada falta de lucidez en el último tercio del campo rival cuando Luis rompió su virginidad en Liga con un fuerte disparo de pierna derecha y fue agradeciendo la paciencia recibida con grandes aspavientos, abrazando uno por uno a todos los asistentes, que se retiraron finalmente a sus casas, hoy sí, alegres por la segunda victoria en territorio local y la tercera plaza en la clasificación.

image