Granada – Dépor, J11

Jornada 11 de la Liga Santander 2016-2017. Sábado 5 de noviembre.

Granada C.F. 1 – 1 R.C. Deportivo (Andone, 63; Tyton (pp), 80)

Tenéis ansiedad? Estáis dominados por la ansiedad de no ganar? Dudáis entre reir o llorar cuando veis cómo se maneja el chico Marlos? Hace tiempo que estáis tristes? Decepcionados con Gaizka? QUÉ ESPERÁIS DEL FÚTB0L? Creéis que Andone metió su primer gol fallándolo o fue muy bueno el pase que le metió Çolak? Las dos cosas? Sois aburridos? Sois tribuneros? Es el equipo una mierda? Fue el de Granada un partido espantoso o uno de esos que se gana 98 veces de cada 100?

Estamos en un momento difícil, camaradas. Se cuestiona nuestra unión. Vamos a Granada ilusionados a jugar contra el colista y nos volvemos con un punto. Un punto funesto? O un buen punto de un equipo funesto? Sabemos ser funestos? Hubo un partido obviamente funesto en lo que se refiere a ocasiones, eso es así, duró hasta que llegó el último tramo, pero: es esto razón suficiente para llevarse las manos a la cabeza? Os lo pregunta alguien que se las llevó y que solo recapacitó seriamente sobre la situación del equipo a toro pasado. En efecto, perdí la calma y juré, me reí de nuestros jugadores, me dejé llevar por lo fácil del exabrupto y la inconsciencia. Fui un militante meando sobre sus funciones. Lo llevo siendo un tiempo, la verdad, y no me contenta. Vi el partido bastante abatido, intentando encontrarle la gracia sin conseguirlo hasta que Andone chozó ese gag. Entonces todo el mundo se descojonó. Sabemos ser cadavéricos? El Granada se estiró. El Granada es un equipo malísimo que va a descender con total seguridad. Sabemos no ser como el Granada? Eso parecía. Babel se encargó de sentenciar a los nazaríes tras un córner pero un árbitro anuló el asunto. Después, la depresión. Se ve que hay que estar deprimido pero con elegancia y saber asumir la posición. La voluntad es exactamente esa: VER MÁS ALLÁ y, sobre todo, no creernos el Celta. Este equipo no juega bien y probablemente no jugará bien en lo que resta de temporada. No jugará bien como el Celta, que es lo que muchos piperos obviamente esperan, pero si lo hará como el Deportivo que es, ramplón y sin más. Lo hizo bien en Granada. Sí, yo me cagué en la puta pero reflexioné y acabo escribiendo aquí que el equipo lo hizo bien en Granada, que es un campo maldito.

Noticias desde el desierto:

                                                           Arribas no es peor que Albentosa y Borges estuvo bien.                                                 Luisinho defiende mejor que Fernando Navarro. 

Es un partido fácil! Es el colista! Pero no hay partidos fáciles para el Deportivo ni tampoco para el Celta, o por lo menos a priori… Acabé pensando, gracias mayormente a Daniel de la Cuesta, que lo hicimos bien en Granada teniendo en cuenta lo que somos. Porque: QUÉ COJONES ESPERÁIS DEL FÚTBOL? Esperáis que un equipo como el nuestro se pasee en el campo del colista porque sí? En base a qué? Gracias Daniel por enseñarme fútbol y con fútbol vida. Perspectiva. Este equipo está plagado de pequeñas miserias, así que vamos a empezar a analizarlo desde ese punto

Partido bueno en líneas generales.

Somos el equipo menos goleado de la parte baja. Borges está en buena forma.

Sumar, sumar y sumar.

Sumar sensaciones es el argumento ganador, no busquéis más. Así lo soltó Daniel y así me lo creí. Me niego a ser parte del club de los quejumbrosos. Entre la queja y ser socio de Tribuna media un suspiro. Volverse loco, criticar, pasar de todo, hay que tener cojones: qué partido tan espantoso contra un rival que es una auténtica calamidad! Nunca más! Demonios murmullistas hablando por los codos dentro de mí, de ti, de todos. Martillazo en la boca:

Haciendo un partido normalito les metimos dos que contra otro portero de zona baja eran tres.

1478367228_514255_1478367283_portadilla_normal

Los porteros: Ochoa estuvo espléndido en la de Guilherme. Tyton se metió el gol en propia pero rindió, rinde. El polako hizo autocrítica después del partido. Pude hacer más en el gol… Dice mucho esta actitud cuando solo a un loco se le ocurriría decir que Tyton tuvo la culpa de que no sacásemos los tres puntos de ese estadio feo y maldito. Son cosas pequeñas pero enormemente positivas dentro de un vestuario que camina tocado desde la pasada campaña.

Luis César (entrenador del CD Lugo): en el fútbol ganas o aprendes…

Esperamos que Gaizka aprenda, reflexione, como Przemyslaw Tritón y como el Matadero, y ponga de una puta vez a Bergantiños, el jugador que más nos representa, nuestro auténtico capitán. Lo vamos a repetir por si las moscas: Luisinho dentro, Bergantiños dentro, no se negocia. Al margen de eso, el mejor partido fuera de casa de lo que llevamos de temporada. Con diferencia. Poca queja.

Dépor – Betis, J24

Jornada 24 de la Liga BBVA 2015-2016. Sábado 13 de febrero de 2016.

R.C. Deportivo 2 – 2 Real Betis Balompié (Álex Bergantiños, 15; Musonda, 20; Vargas, 37;  Fajr, 51)

El Dépor es un globo que se deshincha. Es algo evidente para cualquiera que vea sus (todavía buenos) partidos. Sea la efectividad o un error grosero en una zona de riesgo, siempre hay algo que no funciona y el resultado es un empate. El Dépor es un globo que se deshincha y yo no sé si sabéis por qué los globos se deshinchan.

Os lo explico.

Pongamos que el globo está lleno de helio (He). El He es un gas monoatómico y muy ligero. Gas noble e inerte, es muy adecuado para diversas tareas en las que se requiere un gas más ligero que el aire y que no sea peligroso. Hinchar globos es una de esas tareas, quizá la más conocida y menos importante. Al ser moléculas tan pequeñas y al no existir He en el exterior del globo, es fácil para ellas difundir a través de la estrecha superficie plástica que separa interior y exterior del mismo. Pero el He es un material escaso y ciertamente caro para realizar semejante labor, por eso el hinchado de globos se realiza con una mezcla de He y aire, dice internet que al 30/70, de tal manera que se asegura la flotabilidad del globo. Las moléculas presentes en el aire (N2 y O2), en cambio, son bastante más grandes y pesadas que las de He y, al haber aire también en el exterior, no se ven impulsadas a salir del mismo salvo por la diferencia de presión entre exterior e interior. Por esta razón, los globos de aire duran más tiempo que los de He, pese a que no flotan.

El Dépor es un globo hinchado y aún no sabemos el porcentaje de aire que le hemos metido dentro ni cuánto nos va a durar rellenito y elástico. De momento sigue rebotando contra las paredes mientras cae en la tabla con empates en los que deja la sensación de merecer más, especialmente cuando juega en Riazor. Contra el Betis fue solo un ejemplo de lo ya vivido contra el Rayo, Valencia y Villarreal. Lucas y Luis Alberto se muestran cada día más moléculas de aire, retenidos en el globo mientras disfrutan combinando en tres cuartos o donde se encuentren, siendo peligrosos en casi cada momento del partido. Mosquera y Álex, en cambio, han huido del globo como pareja. Ni solidez ni fluidez. Y no es la primera vez que los vemos correr (a los dos a la vez) hacia atrás cuarenta metros, casi como el emigrante que vuelve a casa y no deja de pensar en que no se acuerda por qué se había ido. La defensa de las bandas y el área tampoco ayuda, el sábado agitada por un peruano pasado de kilos y un juvenil del Chelsea. En cambio Sidnei deja todavía la sensación de que es capaz de proteger el equipo (y a Arribas) aunque este juegue dejando a sus espaldas espacio para que aterrice un 747.

El Dépor es un globo hinchado y contra el Betis jugó bien, tuvo muchas ocasiones y no pudo ganar porque concedió tres ocasiones que no se pueden conceder. La efectividad va y viene, pero preocupa que los regalos sean la consecuencia visible de la falta de un objetivo claro de aquí a final de temporada. Por lo menos, con los rebotes de este globo que se nos desinfla entre las manos nos lo estamos pasando mejor que nunca.

1