Real Jaén – Dépor, J20

Jornada 20 de la Liga Adelante 2013-2014. Domingo 5 de enero.

Real Jaén 0 – R.C. Deportivo 0

Lo peor que nos podía pasar después del parón era ir a jugar a Jaén. El Estadio de la Victoria potenciaba el sabor a hundimiento dejado por el adiós de Lendoiro y por la más que posible marcha de Culio, sendos mazazos al esternón blanquiazul de estas rancias fechas. El Deportivo se plantó en un escenario podrido, de los que hacen daño a la vista, contra un rival del que no queremos saber nada, allí se plantó el Deportivo para hacer lo de siempre. El partido resultó igualito a su olor previo, ofreció poco, mucho si nos ponemos en la piel del entrenador, que ha estudiado muy bien la categoría y ve cómo su ejército no se descompone. La primera parte tuvo olor a Laure. A sus carreras de obstáculos. Jugó Núñez. Hubo algún córner, y un lanzamiento directo de Culio que no fue gol por poco (bien René, su portero con cara de pájaro). Podías prestarle atención a otras cosas: un pitillo, más cervezas, voces que llegaban de la puta cabalgata. Podía pasar el tiempo, sin más, casi ganando, casi perdiendo, empatando levemente, líderes en las sombras. Es entendible. Muchos queremos arrancarnos la cara a zarpazo limpio, morir, no ver que ya no seremos aquello de antes.

Descanso. Más o menos. Bien? Vale, estrategias: moverse poco. Hacer poco. Arriesgar poco. Sumar lo suficiente. Hay temporal, moverse poco. Escapar de la violencia. Quedarse quieto bajo la tormenta, protegido por la uralita. Pánico al movimiento. Fernando Vázquez está en la casa. Deportivo zen. La segunda parte dejó casi lo mismo, pero entraron Luis y Juan Carlos. Otro lanzamiento de Culio pudo ser gol, y René de nuevo, esta vez sin alas pero con cara o polla, no lo sabemos. Tuvo alguna el Jaén, poca cosa, pensaban que a balón parado sí. Tal vez. Fin. Hacemos cosas bien, pero la parroquia tiene dudas, pues vive amargada por el papeleo y los adioses, tiembla. Podemos confiar pero no tenemos muchas ganas. La cabeza llena nos huele a cemento, masa deforme como su estadio. Miramos al cielo y esperamos, en brazos de un extraño. Enero lúgubre. Cábalas y ceniza. Luisinho, baja ante el Girona.

storm-13679_640

Real Jaén – Dépor, R3 CdR

3ª Ronda de Copa del Rey 2013-2014. Miércoles 16 de octubre.

Real Jaén 2-0 R.C. Deportivo (Servando, 72; Juanma, 78).

Brrrrrr, pareció escucharse entre la mayoría deportivista al ver la línea de 5+Marchena. Terminó el partido y el pueblo aún no había parado de resoplar.

Fue horrible.

Saltaron los pupilos de Vázquez a un campo en el que los jóvenes coruñeses no habíamos visto nunca jugar a nuestro equipo. Capitán casi siempre de alma y hoy también de brazalete, salía el Páter con varios de los niños de la mano. Uxío, que volvía tras dejarse la nariz en Córdoba, se colocó por detrás de él. Teles a su lado. En una banda Bicho, que se dio cuenta de que por ahora sus picaduras solo son venenosas en Tercera. Para completar el ataque, Juan Carlos y Luis, a los que ya damos por hombres y todavía miran debajo de la cama al acostarse a dormir en Segunda División.

Los laterales la perdían y se perdían ya fuese intentando defender o amagando con atacar. Por delante de Teles, el que intentó poner algo de criterio de vez en cuando, JuanCar y Bichito no hicieron más que tropezarse y perderla, como si las botas les quedasen pequeñas o nunca hubiesen visto un césped seco del Sur.

La línea de 5 funcionó a veces pero solo porque eran muchos y el Jaén si no se empotraba contra uno lo hacía contra el otro. Jona, que parece jugar mejor cuando mira con su culo gordo a la portería, acumuló más uys hoy que goles en su etapa como fabrilista.

Fabricio, el único que se acercó al notable, salvó goles hasta con la cara pero no pudo con Servando. Servando Sánchez Barahona, ex de Roquetas, San Roque o Díter Zafra. Entró a un córner corriendo desde la Segundabé con tanta fuerza que nos hizo gol y KO en el mismo instante. El de Juanma, otra vez tras una jugada a balón parado, sirvió para dejarnos claro que los adolescentes no hacen el amor todos los días.

Salió Núñez al final, que debutó corriendo en línea recta pero bien. Como queriendo decir que igual lo que hace Arizmendi, él lo puede hacer un poquito mejor.

Si ha de ser, será en Liga.

BWuKSmTIMAA4Gfk