Málaga – Dépor, J13

Jornada 13 de la Liga Santander 2016-2017. Sábado 26 de noviembre.

Málaga C.F. 4 – 3 R.C. Deportivo (Borges (p), 4; Santos (p), 21; Sandro, 40; Santos, 56; Andone, 72; Borges, 81; Ontiveros, 90)

Bienvenidos a la crónica del partido más surrealista del siglo. El Deportivo fue protagonista en Málaga de una pieza inexplicable, llena de errores absurdos, abarrotada de vulgaridad y con goles locales de factura estratosférica firmados por jugadores random de los que solo el el club de La Rosaleda sabe inventar. No es serio: la historia es que ganas 0-1 (queja arbitral de Don Dino, penal a la primera) en el minuto 3 contra un equipo que tira por la borda la primera parte y que se va al descanso ganando 2-1. Con errores que no se entienden. Con detalles que lo hacen todo imposible. Un desastre. La primera parte del Dépor es, aun así, buena, probablemente la mejor fuera de casa en lo que va de temporada. Pero estamos hablando de un equipo mongoloide. Un equipo que regala un penal y una falta INCOMPRENSIBLE que Sandro mete por la escuadra y que pone el 2-1 con el que el Deportivo se va a los vestuarios

con careto de gilipollas

con los mejores momentos de Bruno Gama en lo que va de temporada

con los mejores minutos fuera de casa en lo que va de temporada

volviendo al campo tras la reanudación con el mismo semblante atónito. Exacto: 3-1. El Málaga, que se casca un partido totalmente mediocre, va dos goles por delante en el minuto 56. El Málaga de Juande Ramos, con un doblete de Michael Santos. Una cosa fea de cojones. El Málaga que no hace nada y el Dépor que no consigue aguantarle el marcador. Vale que es La Rosaleda, otro campo medio maldito, pero la historia es que haces más ocasiones que el rival. La historia es que eres mejor. La historia es que no se puede culpar a Gaizka de esto. La historia es que los jugadores no siguen las putas reglas. El Málaga ni tira a puerta, ni pasa del centro del campo, pasan dos veces y la historia es que les regalas dos goles

un abrazo de Borges absolutamente ESTÚPIDO dentro del área

un error CLAMOROSO de Albentosa

El segundo es un golazo pero la falta que lo provoca es propia de un principiante. Un sinsentido. Albentosa, lo veníamos anunciando, no es mejor que Arribas, y Borges abraza a un pollo que está de espaldas a portería. Exacto. Luego sale Carles Gil, que pone un centro de escándalo para que lo remate Florin Andone, el rumano incesante. 3-2. La historia entonces es que algo pasa. Ese algo es que Gaizka está leyendo bien el partido. El chico Marlos está de mediapunta, Gil despliega todos los recursos que se le presuponen, esos por los cuales no entendemos su ostracismo. Llega el empate por medio de Borges, el pichichi. Durante esos momentos parece que el Dépor tira 157 veces contra Kameni. Todo es demencial. DEMENCIAL de cojones. Tras la igualada la historia es que el equipo da un paso atrás, dando por bueno el empate en un campo molesto. Nada que objetar hasta que, con los 90 minutos ya cumplidos, un jugador desconocido bate a Tyton como si fuese Yannick Ferreira Carrasco puesto de coca. Desde el quinto coño. Desde la casa de su abuela en Marbella. Para suicidarse. Impotencia total. De los 23 goles que el equipo lleva en contra, 15 han sido en cuatro partidos. Difícil de justificar. Desde el día del Atlético (ese no) las sensaciones han ido a peor en la parcela defensiva. Inexplicable. Reformulamos: de los 23 goles en contra, 15 han sido en cuatro de los últimos seis partidos. Terror. Luego lo de Pinchi.

  ES QUE NO PUEDE SALIR NADA BIEN EN ESTE PUTO CLUB?

desdddrs

 

 

Anuncios

Betis – Dépor, J2

Jornada 2 de la Liga Santander 2016-17. Viernes 26 de agosto.

Real Betis 0 – 0 R.C. Deportivo

Sidnei es más importante que Lucas. Si se fuese Sidnei me entrarían temblores, tendría cague. Que Lucas se pire no me mete ningún miedo, lo único que siento es orgullo pues hacía tiempo que no vendíamos a un equipo tan grande, y por tanta pasta. Empujad mi columpio, hijos de puta. En el curso anterior Lucas metió una morea de goles, turró por el equipo a lo bestia, fue salvador. Sidnei se fracturó la polla en Cornellà y mientras se la reparaban casi nos vamos a Segunda. No sé, en relación a la temporada pasada me salen unas cuentas más confusas que cristo pero delante de la presente reafirmo: si me dan a elegir antes de esta semana me quedo con Sidnei. Al margen de asuntos semiestéticos (Sidnei a punto de fichar por el Valencia, equipo asqueroso, Lucas fichando por el Arsenal, con Wenger ahí hablándole de cosas preciosas) me decanto por el brasuca porque venimos de firmar bien en la parcela ofensiva y no tan bien o escasamente en una retaguardia donde el valor de Sidnei saca dos o tres cabezas al del resto de zagueros. Ahí, en los cimientos, es donde descansan la tranquilidad y los ascensos gloriosos (hola, Fernando Vázquez). Ahí es donde habitan empates como el de ayer en el Villamarín, en el que Sidnei fue el mejor jugador sobre el tapete.

a poco que lo haga bien, a Sidnei le sacas otros 20 kilos en una temporada

Buen movimiento, Don Dino. Vamos con el partido.

Con un calor africano y vestido con una cuarta equipación que debería estar prohibida, el Deportivo disputó su primer choque a domicilio de la competición repeliendo los balones aéreos colgados por Joaquín, estandarte de un Betis que sacó hasta 13 córners sobre el área de Lux, ayer capitán. Tan solvente fue el equipo en esta tarea como ineficaz a partir de tres cuartos, zona en la que Emre Çolak pidió a viva voz ser colocado en la mediapunta. La poca influencia del turco, jugador de más calidad técnica de los dispuestos ayer por Gaizka Garitano, se dejó notar, por lo que el peligro, si se le puede llamar así, llegó solo desde la banda de Bruno Gama. Estuvo bien el portugués, pero su daga reclama un auxilio que Fernando Navarro NO PUEDE dar. El resto de la producción ofensiva fueron balones largos que Florin Andone, rumano que huele a estatua en la Ronda de Nelle, luchó sin éxito pero con una insistencia encomiable. En el centro del campo la cosa nos llevó a un Guilherme aceptable con balón pero nefasto en labores de contención (esas marcas en los córners, como contra el Eibar) y a un Pedro Mosquera correcto, sin más. Con el paso de los minutos Garitano dio entrada a Borges primero y a Luisinho después, lo que implicó pasar a una defensa de cinco que deleitó al deportivismo más radical, apoyado por este blog. Defraudó, sin embargo, al no dar entrada a Bergantiños por Andone para pasar de un 5-4-1 a un 5-5-0. Hierros Servando no lo fue tanto y decidió mover delantero por delantero, dando entrada a Borja Valle. Cuando todos los caballos parecían deshidratados, un centro de Juanfran pasado de rosca encontró la cabeza del recién incorporado y casi fue gol. Empate bastante potable. Cuatro puntos al puto Vigo y

aprender a puntuar tras dos años comiendo mierda nos parece ok 

CqzyXupWEAABB4e