Gaizka

después de dos años comiendo mierda

el deportivismo tiene un patrón que salió aquella vez en la tele soltándole a sus marineros: si ellos van con los CODOS, nosotros vamos con los DIENTES, con la CABEZA, con la MANDÍBULA. Jugaba el Eibar en el Calderón y allí que fueron muchas mandíbulas vascas a intentar joderle la marrana al Atlético de igual a igual, de machete a machete. Estuvieron a punto de conseguirlo y con su intento algunos empezaron a saber de qué iba Gaizka Garitano.

Morder, ley paralela, violencia y justicia.

“solamente la violencia puede acabar con la brutalidad de los hombres”

De Peio Uralde a Jorge Oteiza, del escultor más hijoputa a Josu Muguruza, no hay duda. Los vascos son directos, van de cara. El atunero se balancea en medio de la tormenta y el patrón de Bermeo se caga en la boca de los atlánticos gallegos, que son difusos como la madre que los parió. Hay conflicto. El vasco se caga en Cristo bendito. Ley vieja. Que si no trabajan bien, que si van con segundas. Cuestión de fiabilidad. Siempre hay uno, sin embargo, que a los vascos les alucina. Un gallego-centella más listo que ellos al que, lejos de envidiar, admiran. Era el caso de Augusto César. Se sabe de miembros destacados de la izquierda abertzale que, de rule por Coruña, saltaron literalmente de furgonetas para ir a saludar a Lendoiro, que iba por la calle con Pepe Guillín. El presidente les dio unos pines del Deportivo y les dijo que mucho cariño al Athletic y a sus gentes, que hay que andar con cuidado, que cosas especiales ya van quedando menos, y que si te despistas te comen. Apreciación de Augusto en Vascongadas, qué gran concepto y qué puta paradoja. Con el presi eterno teníamos la impresión de que estábamos fuera de antena, de que éramos especiales. Garitano está muy jodidamente fuera de antena, y llega después de dos años comiendo mierda, dos años de polo pijo y nadería industrial española. MTV-antenatik at. Fuera de antena y Luisinho in, más dentro que el esófago. Ahí lo tenéis, por mongoles. ETA militar y la pipa encima de la mesa. Hay marmitako en la nevera. Hay mil miradas de bertsolaris galvanizadas en el ventanal. Si el bertsolari duda, se queda en el camino y da paso al murmullo. Gaizka nos trae semblante, tradición. Gaizka es el jesuita en el acantilado. Enfrente está el Cantábrico, que se retuerce mientras escupe espíritus de balleneros. Arpón, dinamita y soga. Dos o tres aizkolaris entrenando en Abegondo que, de tan pétreos y violentos, hacen desaparecer a Fernando Navarro. Imbéciles fuera de antena. Lastre apolítico fuera de antena. Equidistantes fuera de nuestro canal. Son sueños tochos como el Gran Bilbao, ilusiones. Soñamos porque está Gaizka. Por ahí viene, con las manos en los bolsillos, tan al estilo sestaotarra. Gaizka se toma el café en la barra para no enredar. Gaizka va a ful. A Gaizka se la suda que no haya vascos en la tripulación. Y es que son muchos años ya lidiando con el mestizaje, con negratas en los carteles de Herri Batasuna.

iba por Panaderas y me crucé con el Garitano

mimá, parecía un marine

La peña habla de un olor a milicia. Del miedo a un planeta vasco que persiste y se cuela en las conversaciones de los socios de Tribuna. Terminador X en la carretera que va de Carballo a Trintxerpe. Un punto más para Don Dino. Otro para Richard Barral, que a base de bajarse luckies por las terrazas de Oleiros se dio cuenta levemente de lo que queremos, esto es: alguien que no tenga problemas con Luisinho, alguien que hable su mismo idioma y comprenda su lucha interior. Las cosas claras. El portu jamao? Uno más. Se veía venir, pasó el verano y

Luisinho dentro, en tu puta cara 

por lo que de Barcelos a Laracha y de Cedeira a Santurtzi se gestará una fusión antiquísima. Los vascos admirarán callados la sabiduría popular de los gallegos y el portugués se cagará en dios esperando a que lleguen las bebidas. Piedra, humo, mala hostia, algo de maldad

maldad que escupa inteligencia

y un equipo que astille piernas, que reviente por poseso y no por posesión, que ante todo no triangule. Celta NO. Imbéciles con propuesta FUERA DE ANTENA. Dinos, querido Richard: estabas pensando en eso cuando te chuchaste el último piti? o es que yacemos los que aquí zumbamos puestos de psilocibina?

SD Eibar v Villarreal CF - La Liga

Eibar – Dépor, J35

Jornada 35 de la Liga BBVA 2015-2016. Sábado 23 de abril.

S.D. Eibar 1 – 1 R.C. Deportivo (Adrián González, 7; Fede Cartabia, 71).

Óxido en los tacos. El césped del área pequeña está calvo. La convocatoria. Nueva foto de Jona en instagram. Hay uno en preferencia inferior que lleva mareando un pañuelo blanco desde la jornada 20. La Voz malmetiendo.  Fede todavía no es el segundo mejor del equipo. Ser de los que ganan, tal. Poisa ya ha puesto el modo Football Manager. Luisinho preséntese inmediatamente en mi despacho. ¿Pero qué convocatoria es esa? Manuel, lo que digan los demás no importa, lo que importa es lo que tú sientas. Arriba esos ánimos, Manuel. Récord de empates, por fin. No remontamos un resultado desde 2013 contra el Mallorca. Tino quiere renovar a Lopo. Tino quiere renovar a Cani. Víctor a su entorno cercano (sus hijos): “Lopo out”. Fernando Navarro a Víctor: “Míster, todavía tienes cartel, retírate a tiempo o te cuelgan del Obelisco”. Tino a Víctor: “Míster, eres un puto crack”. Alexandre Centeno: “Víctor se queda solo”. Tino a Víctor: “Míster, estás solo”. Víctor a Tino: “Lopo out, eh”. Cochomono: “Tino out”. Asiáticos en Abegondo. Fede Cartabia va a ser padre. Apenas cuatro flecos para cerrar el regreso de Bruno Gama. Manu la paraba si no es por el pie de Oriol. Buena, Oriol. Los deportivistas se van a salvar enfadados. Lucas ya no puede rosmarle más a Fede pero no es por falta de ganas. Hay ese pacto entre ambos. Por el bien del club. La próxima jornada ya certificamos la salvación. Ojalá con un empate. Se cae un trozo del techo de Pabellón Superior. Un menor de edad tira desde el medio del campo en el descanso. Al banderín. No sabemos qué premio habrá perdido. ¿Lo mejor de este equipo? Los aficionados desplazados. Esta hinchada. Nunca. Casi nunca. Twitter: “Víctor out”. Matadero Bonnissel: “De eso nada, murmullistas”. Cónclave en el grupo de wasap. Delacuesta: “Detengamos las coñas un momento”. Erik: “Hay que mentir, abiertamente”.

Hay. Que. Mentir. Abiertamente.

Objetivo virtualmente cumplido. Manu Fdez portería a cero contra el Celta. El Celta no le ha metido gol a Manu Fdez. Lucas es buenísimo. @jbenavidesdv: “¿Hay siete centrales en la Liga mejores que Sidnei Rechel?” Comida en Raxería As Neves para reconciliar a la plantilla con el cuerpo técnico. Unos mochos en el Sham después. De reenganche contra el Getafe. Certificamos permanencia. Cuatro Caminos abarrotado. Víctor quédate. La Voz de Galicia quiebra y dejan de explotar a los alumnos de Comunicación Audiovisual. Termina la temporada. El próximo año todos con multitacos.

jpg

Dépor – Eibar , J22

Jornada 22 de la Liga BBVA 2014-2015. Viernes 6 de febrero.

R.C. Deportivo 2 – 0  S.D. Eibar (Lucas Pérez, 52; Iván Cavaleiro, 79)

Cuatro días completos. Cuatro días de incertidumbre en los que la gente caminaba inquieta por las calles mirándose y empero no atreviéndose a comentar nada,  crepitando mientras tanto la política en los bares ante la ausencia de un tema más adecuado. Cuatro días raros, desconectados de toda la vorágine de destrucción en la que se había sumido la ciudad en los últimos tiempos. Cuatro días fueron los que tardó la LFP en confirmar que lo que algunos habían experimentado en persona y otros habían visto desde la distancia era cierto. No fue hasta el martes a mediodía que por fin lo supimos. De una manera curiosa, además. Al mismo tiempo que confirmábamos lo que todo el mundo sabía pero nadie se había atrevido a expresar, toda la jornada 22 en primera división parecía reducirse a lo sucedido el viernes por la noche en Riazor.

not

Menos mal que así lo quiso Tebas y por fin lo confirmó el martes, acabando de este modo con la incertidumbre que nos asolaba. Menos mal que así lo quiso, pues de no haber querido igual nadie se daba cuenta y esos tres puntos conseguidos en viernes nunca habrían subido a la clasificación. Y habiendo esperado cuatro días, tampoco nadie se iba a quejar por tener que esperar hasta la última frase para confirmar lo que todos y cada uno de nosotros estábamos esperando. Ahí estaba: el resto de espectadores presentes en el estadio se habían comportado de forma correcta. Nadie había consumido ninguna sustancia prohibida, nadie había empujado a otro en la, imaginamos ordenada, salida hacia la calle. A nadie ni siquiera se le había resbalado la cáscara de un fruto seco hacia el espectador presente en el asiento anterior, de tal manera que le podría haber causado una ligera sensación de molestia, de incomodidad. No. Todo había salido a la perfección.

Asumimos por tanto que los jugadores del Eibar, espectadores el viernes y equipo revelación hasta ese mismo día, también hicieron lo posible por comportarse de manera correcta, que es lo más importante en estos tiempos. Comportarse de manera correcta, ser generosos con el anfitrión, rechazar sus ofertas con un sincero “no, gracias”. “¿Algo para beber, SD Eibar?”, “no, gracias, vengo de tomarme un café”. “¿Te traigo una silla?”, “no, gracias, que llevo todo el día sentado y así estiro las piernas”. Es más, asumimos también que comportarse de manera correcta es ahora no intentar perturbar la victoria local, ayudarlo si acaso. Facilitarle la tarea hasta donde sea posible. Un error del portero por aquí, otro del central por allá. ¿Que el niño bonito de la afición no es capaz de marcar su golito? Tómala botando en la frontal, que no se hable de descortesía por nuestra parte. ¿Que al jugador más sacrificado de los locales no le salen las cosas? Un pase atrás un poco corto y malo será que no llegue para empujarla a gol. ¿Que la gran esperanza de la cantera no está teniendo una temporada demasiado convincente? Pues no nos acercamos al área y asunto arreglado, no vayamos a causarle un disgusto.

Tal fue la corrección vivida el viernes en Riazor, y así lo sentimos todos nosotros en aquel momento, que no tuvo Tebas más remedio que destacarla en su comunicado del martes. Destacarla incluso frente al resto de correcciones vividas en los otros nueve campos en los que se disputó la jornada 22 de la primera división. Correcciones todas ellas de gran nivel, seguro, pero no de tanto como la vivida el viernes en Riazor. Y si yo mismo pudiera haber redactado ese comunicado, que ya no se llama comunicado sino nota informativa, solamente habría añadido una pequeña acotación que acentuara aún más la corrección con la que todo el resto de los allí presentes, menos los señalados, se comportó el viernes por la noche.

Dichos cánticos no fueron seguidos ni coreados en ningún momento por el resto de espectadores presentes en el estadio, cuyo comportamiento fue correcto en todo momento. Menos los murmullistas, que son todos unos hijos de puta, se comporten como se comporten.

 

jpg (1)

SD Eibar – Dépor, J18

Jornada 18 de la Liga Adelante 2013-2014. Domingo 15 de diciembre.

S.D. Eibar 2-1 R.C. Deportivo (Arruabarrena, 39, 84; Luis Fernández, 89).

Sol y sombra en Ipurua, máximo enemigo de los partidos por streaming. Barro seco y frío, un frío que hacía eco en los asientos vacíos resonando a campo mítico.

Con el cerebro congelado salió el Dépor a pelear en las Árdenas en ropa de diario. El falso doble lateral en las bandas, pues no hay ni medio lateral en la suma de Luisinho y Seoane, fue un gesto de cara a la galería para conservar la fama de equipo rácano, eso sí, ganada a pulso desde el inicio de Liga. En una primera parte llena de pelotazos, imprecisión y contundencia, solo una combinación en banda izquierda de los locales le pudo poner sentido a todo aquel desconcierto y Arruabarrena, delantero más eibartarra que Urko Vera pegando martillazos en Hierros Servando, puso el unocero. Y Lux, sin gorra.

Faltaba Insua y el Dépor encajaba su primer gol en ataque estático de todo el año. 18 jornadas después ocurrió y seria injusto ponerlo en el debe de Kaká y Marchena, pues el brasileño cumplió como casi siempre y el campeonduropa fue el mejor de los coruñeses. Mientras tanto, Manuel Pablo y Laure no la olían, el madrileño demasiado pendiente de buscarle un trabajo a su cuñado en paro en alguna de las factorías de la ciudad. Álex Bergantiños fue espíritu en tierra ajena, pero lo fue sin tocar el balón ni una sola vez de manera productiva, mientras daba palmaditas a todos sus compañeros para que jugaran, jugaran, jugaran.

Giro radical tras el descanso. Ganó el balón el Dépor y todas pasaron por Juan Domínguez, que regresaba de su mes de vacaciones en casa de sus padres, levantándose tarde y poniendo la mesa dos veces por semana. Pero, como ya habían demostrado en una peña de Cambre que se sienta entre Preferencia Inferior y General, no llega el chico de Narón para canalizar la ofensiva de todo el equipo. Intentó apoyarse en Culio, pero el argentino era ayer fuego del que no quema, arma encasquillada, y dañó más su retroceso que su disparo. Un poco como cuando el Correcaminos tapaba el cañón marca ACME y este explotaba. Coyote Vázquez se vio doscero abajo y con el cañón a punto de estallar. Sobra decir que estalló porque todos lo vimos y aún esperamos que fuera una voladura controlada fuera del campo. Pero eso fue después de que el de Castrofeito, vestido con abrigo pijo, se hubiera quedado dormido perdiendo el bus de los cambios, cosa frecuente este año, lo que le suele obligar a combinaciones y transbordos poco ortodoxos. Salió Luis al final y encontró a Borja escondido detrás de un central del Eibar. Salió Luis al final e hizo un gol a centro de Núñez.

Hubo Segunda División por doquier en Ipurua, mientras jugaba el Dépor a ser el Eibar y el Eibar a ser el Dépor. O lo que pensamos que podrían ser antes de que lo fueran.

scale (1)