Villarreal – Dépor, J37

Jornada 37 de la Liga Santander 2016-2017. Domingo 14 de mayo.

Villarreal 0-0 R.C. Deportivo

Ooooooooooh.

Que se vayan todos,

que no quede

ni uno solo.

 

Que no me sirve ya ninguno. En estos meses aciagos, hundidos en la impotencia, le he acabado de coger manía a todos. En esta temporada de la que solo se puede salvar el milagro de Álex Bergantiños contra el Barça, he acabado odiando hasta a Florin Androide. He insultado gravemente a Fernando Navarro. He vituperado a la familia de Albentosa y del que lo trajo. Me he reído de Arribas y he llorado con Sidnei Rechel. Ya no los quiero más. Ya no soporto los toques de mierda de Fayçal. Ni los regates hacia atrás de Carles Gil. Ni un minuto más de la desidia de Emre, de los casi de Bruno, del pijerío de Mosquera ni de los gestos airados de Lux. Basta ya, Juanfran, no nos representas.

Para esto, para sufrir esto, para ver esto, para ser este equipo: para esto Laure y Álex y JuanDo y Juan Carlos y Luis y los demás. Para esto, mejor aquello.

Pero antes, que se vaya Pepe Mel. Su lengua de serpiente ha apuntado siempre en la dirección contraria a aquella por la que nos ha acabado llevando. No, este equipo no era tan bueno como decías, faltándole al respeto al anterior entrenador. Sí, este equipo es bastante peor hoy que el día que llegaste, que el día después a perder 4-0 en Butarque. Nunca más.

Y, sobre todo, que se vayan los que nos han robado el relato, los que nos han convertido en un equipo más, en un club que vaga por la primera división sin proyecto, sin idea, sin objetivo más allá de acumular dinero para solventar la deuda. Que sí, que es lo que hay, pero sabe a poco. Sabe a poco porque no deja de ser un bucle infinito en el que partimos en verano con ilusión, las cosas no salen, been there, done that, echamos al entrenador, viene otro y nos salvamos en El Madrigal. Que ya puestos a no tener nada que aportar, qué mejor sitio que El Madrigal. Partidos indistinguibles, emocionados durante segundos, indolentes durante minutos, y aburridos durante meses.

Y si no se van, que no se van a ir, al menos que nos den algo a lo que aferrarnos. Algo que no sea pasar 9 meses por año intentando no llamar mucho la atención para que en las 3 últimas jornadas los equipos contra los que nos jugamos la vida nos concedan el empate. Una historia, una idea, un maldito líder.

Szymanowski, bonito, tú no te vayas, tú te puedes quedar.

image_thumb99

O esencial

Poñédevos en disposición de desfrutar o que resta de temporada. Voltamos porque voltou Bergan. Esa fixación polo rubio, eh? Brutal. Sagrada. Outra vez o brullar dese cable de alta tensión lembrándonos o que somos. Ese son traéndonos a Lucas de volta e levándonos en colo pra cama. Facéndonos chorar, rolar como ourizos fervendo polo chan adiante e atrás por puro efecto da beleza. Aí está, ben perto. A posibilidade que Bergan abriu para este derbi que ven non é unha calquer. Cheira como antes. Bergantiños está rachando coa vosa lóxica. Voltou nun momento clave da temporada, cando estaba esquecido como un can. Iso di tanto sobre so seu amor que devezo por chimpar como el chimpou sobre Jordi Alba e rematar o computador coa testa.

A posición, compañeiros deportivistas, é perfecta pra buscar ao Celta de Vigo como posesos. A posibilidade é dar un paso vital pra devolvelos ao seu terreno natural. Voltou Bergan, por iso voltamos. Olá, Fajr! que corres como un salvaxe polo parquet adiante, sacándolle lume! Olá, Andone!! Sede de vinganza cigana!! Cuestión de ollos, ollos vivos por toda-a-parte. Os ollos e a cabeza de Bergan no bus, nas plantas, nos penedos. Agora todo dios quere correr, e vas pensando que non estar en Riazor pra velo é peor que calquer desgracia e faiche odiar mais se cadra Alemaña e Berlin e a puta nai do continente continental. Odiar todas as caras de todos os países. Ver só Alejandro Bergantiños Ventureira da Costa, home de paixón. Ver só as cellas dos teus, o músculo, o dente esencial. Só ese salto sobre Jordi Alba que che abre a porta do tempo e o soño.

Amigo, estou contigo plenamente. Quero voltar. Voltar como Bergantiños, que estivo polo mundo adiante. Xa o chaval ten o nome. Xa o chaval é un emblema do seu clube e da súa cidade. Un chaval dos que non hai. Cuestión de infinito. Queremos que a próxima temporada sexa o da volta dos pivotes Álex-Juando. Queremos ese ollar de sobremesa coas avoas falando a língua e ternura de empanada, empanada de bicos, billetes de 50 pra cada un. “Meu Alejandro”, “meu neniño”. A xente sempre xogando ao mesmo, con agarimo. Galicia ulterior, ao cubo: parados nun momento sen hora estamos na pantasma do bar “Sol Naciente”, onde tres camareiras drogatas desmontan o altar de Bebeto que tiñan ao lado do surtidor de Estrella para cambialo por un dedicado a Bergantiños. “Iba sendo hora”. “Eu non sei porque non xoga”. “Pásame un Lucky” e nós que como as pantasmas desas camareiras fumábamos esperando sen entendelo moi ben. Afinal chegou asi, por circunstancias, e mira ti por onde vai provocar a foto perfecta pra encarar o derbi, momento crucial. Alejandro Bergantiños, o autor do gol.

Toda apreciación lévame ao rubio, estou contigo totalmente. Vexo ao adestrador do Leicester que se chama Shakespeare e aí está Bergantiños nunha chalana con cara de pasalas putas. Vexo un espasmo. Síntome racial e pulverizado. Quero que me salven da merda.

Logo están as visións esas de xente montada no lume. Os das peñas. Móntanche unha festa á mínima. Bérranlle a Bergantiños, que voltou no mellor momento. Encheu de povo o discurso, e iso o Celta ódiao. Prepárase todo pra unha abordaxe fundamental, penso que alérxicos ás emocións non sodes e que o vedes igual ca min. Chega o momento mais importante da temporada e, despois de vagar pola ruina anímica, hai unha música que vos eleva cara o teito.

IMG-20170312-WA0019