Dépor – Barça, J34

Jornada 34 de la Liga BBVA 2015-2016. Miércoles 20 de abril.

R.C. Deportivo 0 – 8 F.C. Barcelona (Luis Suárez, 11, 24, 53, 64; Rakitic, 46; Messi, 73; Bartra, 79; Neymar, 81).

Cando Luisinho pediu un pingado no Delicias, xa sabia que esa noite non seria titular.

– ¿Qué, Luisi, qué te parece lo del Axel?

– Non gosto disse rapaz.

Todos no barrio sabian ben que con el se podia falar de AC-DC, pois adoitaba facer os mandados nesas mañás que tiña libres con un chándal vello do Sporting e unha camiseta do grupo australiano. Camiñaba a modo pola Falperra, baixaba as escaleiras e a miúdo deixábase ver pola cafetaria. A xente que tamén paraba por ali dicia que semellaba un tipo tranquilo.

– Que dis, oh. Si es un fenómeno. Mira, te enseño.

E o coruñés que o atendia detrás da barra deixou de prestarlle atención ao café que estaba a se facer na máquina e sacou o móbil para ensinarlle uns vídeos no youtube. Luisinho finxiu interese, pero pensaba no Leganés.

Sábese mais fóra que dentro do clube e leva xa tempo pensando moito no lugar no que lle gustaria seguir a súa carreira. En certo modo botaba a faltar unha gran cidade preto da que vivir, tal e como lle ocorrera nos seus primeiros anos. Leganés parecía unha boa opción, preguntáralle a Insua e ia vendo os partidos que podia confiando no ascenso. Alcorcón ou Getafe, por que non. Rayo e Espanyol, en cambio, interesábanlle tanto comos os vídeos que lle estaba a ensinar o camareiro.

– Un fenómeno, hombre, que te lo digo yo.

Realmente, estaba un pouco farto do Axl. Indo cara a mesa onde sentou, fixo un aceno como de coller o Marca, pero arrepentiuse á metade do camiño. Luisinho xa non lia a prensa porque cada dia lle gustaban menos os adxectivos. Dalgún modo, comprendia a Luis Enrique. Sentou e adicouse a mirar o tráfico pola xanela do local.

******

Montado no bus que chegaba ao estadio, viu ao presi na porta do Playa. Fumaba un habano dun palmo de lonxitude e parecéuselle mais que nunca ao empresario que saía na portada da versión ilustrada do Capital que tiñan os seus avós na casa. Algún dia, pensou, arréolle. Tino ergueu a vista e as súas miradas se cruzaron. Luisinho saudou timidamente. No fondo, aquel lambón caíalle ben.

******

No descanso, 0-2 no marcador. Lembranzas dos últimos partidos que xogaran frente ao Barça nas cabezas dalgún dos xogadores. A charla adicada a esas lembranzas. Pero non. El sabia o que ia pasar de seguido desde que viu o empurrón de Suárez a Sidnei. Sabíao desde que viu que non ia xogar o partido. Non, isto non o sabia, pero pensou que si ao final do partido. Mirou mal a Manu cando o viu e rosmoulle algo nun portugués fechado que nen el mesmo soubo de onde saía. Un par de minutos despois achegouse a el e fíxolle un lixeiro agarimo. O rapaz estaba totalmente esnaquizado. Por dentro, só pensaba na carraxe que ia sentir cando escoitara falar de vergoña, de humillación, de esforzo. Que sabian eles? Sentou nun banco do vestiario e decidiu que hai temporadas nas que sae todo mal. Vidas enteiras nas que sae todo mal. E que que saia todo mal era algo que só lle podia importar a alguén coma Víctor Sánchez ou ao Tino do puro que vira dende o bus. Eles non eran dos seus. Arribas. Arribas seguro que tamén estaba máis jodido hoxe que o dia do Granada.

Ao chegar a casa, o seu fillo maior xa estaba deitado, aínda que esperaba esperto a que voltara o seu pai. Sen saber por que, faloulle en castelán, nun castelán perfecto repetiu as palabras que lera nalgún momento e non podia lembrar onde:  “siempre con el equipo. Siempre, en cualquier circunstancia y sin ninguna condición, con los once (catorce) hijos de puta que ponen su cara en el césped”. Púxolle a manta por riba e mirouno pechar os ollos. Xa verás que ben van sair as cousas en Leganés.

lucas

Viaje al fin de los canteranos

Era la noche del fin del mundo. Miles de chuponas y guiñapos sin cabeza se confundían con la estela de bugas humeantes. Era Vigo al galope, Churruca en la chispa, y Carlos con Chuspo y Matute en medio del jaleo, borrachos como cubas. Colocados. Dientes y ojos. Todo abierto, sangrante, blanco, había fuego. Salían de La Iguana hechos mierda, con el orballo cantándoles muerte en sus nucas de perro, con un frío de cojones que les hacía cagarse con más fuerza en los modernos: si os comiese la cabeza un cerdo el día que nacisteis… Pestilencia! Las aceras crepitaban envueltas en carne sebosa, sexo, esgarro. Caminaban. Tres desgraciados coruñeses buscando un puto bar donde meterse para seguir con la fiesta. Buscando hostias entre unos edificios que parecían hacerse pajas a su paso. Lo quieres? Lo tienes. De repente, una visión:

el chorbo iba con un gorro de estos que venden en los negros,

detectó a peña de Coruña por el habla

nadie lo conocía hasta que enseñó la postalilla en el móvil

José Manuel Lafuente Garrido. Senel. Empate a puerta cerrada. Canteranos de ferralla. Los primeros años oscurísimos. Un debut escrito con letras de oro en la historia del Real Club Deportivo. Senel. Medio calvo. Buscando esquinas por Churruca donde soltar la chapa.

hombre! sois de Coruña?

no me conocéis, joder? me hizo un penalti el Albelda…

senel depor renaldinhos

Chuspo lo reconoció al instante. Fluyeron las miradas. Senel los enganchó y se los llevó a las profundidades. Unas calles, unas meadas, unos litros de birra.

ahora juego en el Rápido de Bouzas

estoy metido en el tema de los frigoríficos…

Un after. Veneno. Matute vomitaba y Senel nadaba en el meollo a la caza de alguna pava. Éxito. La misma táctica y a correr. YO-JUGUÉ-EN-EL-DÉPOR. Chuspo esperaba para ver si aquella visión implementaba su fuerza y sacaba la farlopa. Hecho. La imagen de Iván Carril en plan travelo se le subió, por un momento, a la cabeza, y luego esnifó. Lo mismo hicieron sus compadres en aquel garito de mierda, en aquel frigorífico donde Senel se morreaba a ratos con una fulana, donde Senel abría los ojos hasta el paroxismo, donde Senel reía desatado, loco, escribiendo con cada carcajada la historia apocalíptica de los canteranos blanquiazules.