Heterocromía

Por algún motivo piensas que David Bowie tenía un ojo de distinto color que el otro, pero no es así. Sus iris eran de idéntico tono, el problema estaba en sus pupilas. Su pupila izquierda estaba permanente dilatada por una hostia que le dio un amigo suyo con 15 años en un combate por el amor de esa mujer. El resto ya lo conocemos. David fue un millón de Bowies y en el cementerio de San Amaro no hay sitio para tantos.

124

IFRAN

63