Barça – Dépor, J8

Jornada 8 de la Liga Santander 2016-2017. Sábado 15 de octubre.

F. C. Barcelona 0 – R. C. Deportivo 0 (Messi, 58; Luis Suárez, 43; Rafinha, 36; Rafinha, 21)

El encuentro da comienzo con Paco Alcácer recibiendo un pase de la línea de fondo a escasos 2 metros de la portería de Poroto, la distribuye inteligentemente a Arda Turan y se inicia la clásica maquinaria tikitakinética blaugrana. El Dépor, que inició el partido con 10 y con las camisetas sudadas, se deja llevar. Hay un monólogo en el Camp Nou, el de siempre pero más raro. El marcador proyectaba un engañoso 4-0. Primera incidencia: sale Laure del vestuario y entra tan pancho al campo, revisa si la tarjeta roja del árbitro funciona bien y levanta a Neymar del chan con un giro mágico de codo. Las cabezas a punto de estallar. Dos señores intentando atar cabos detrás de mí. Hay un murmullo ininteligible en el estadio. La gente arranca con un aplauso y Messi, como interpelado por este jolgorio, se empieza a abrazar con sus compañeros. En un gesto técnico grandioso le resta un gol a su equipo y le unta un poco de emoción al partido. Los nuestros parecen deprimidos todo el rato. Babelinho y Luisinho se marchan del campo y entran Turkinho y Bruninho como si acabasen de llegar de Vietnam. A Gaizka hay que quererle, entenderle ya tal. Lo comentaba yo eso con mi colega, que me llevó al Camp Nou con los carnets de sus padres, que llevan más de 50 años siendo socios y con dificultad pueden encontrarle incentivos a un Barça-Depor. Pero aquello era una experiencia diferente. Yo me sentía como irradiando rayos de luz y enviándolos al sol, rellenando enfermizamente mi botella de agua con largos escupitajos. En fin, que entre una cosa y otra nos dio el descanso.

La gente se va a devolver las consumiciones al bar de dentro. A donde fueres haz lo que vieres, así que yo también. Iniciamos el segundo acto. Luis Suárez, con el magnetismo de los grandes goleadores, extrae un balón del fondo de la red y pone el 2-0 en el resultado. En el Camp Nou saben lo que es ir 2-0 contra el Dépor y, no nos vamos engañar, se pusieron nerviositos. Y los nervios hicieron lo suyo y, mira tú por donde, ironías de la vida, fue un vigués el que, por partida doble, dispuso las tablas en el marcador. El Depor lo había logrado, otra vez. A partir de ahí nos dedicamos a estar muy ordenaditos en el campo y a mostrar seriedad, camisetas limpias y hasta metemos a Sidnei en el campo para que enseñase la cojera que llevaba un rato ensayando en la enfermería. Y lo fuimos preparando todo para que el árbitro pitase el final con el balón en el punto central. Barcelona es nuestra.

Me largué de allí con el pecho lleno. Exhalando el mejor de los oxígenos. Oyendo cómo los viejos del lugar ponían sobre aviso a los más jóvenes “uy, el Dépor, estamos jodidos, de aquí sacan algo. Siempre.”

a

Dépor – Sporting, J7

Jornada 7 de la Liga Santander 2016-2017. Sábado 1 de octubre.

R.C. Deportivo 2 – 1 Sporting de Gijón (Borges, 34; Álvarez, 65; Babel, 92)

Fue precioso. La justicia poética que arrasó el momento nos dio todo lo que necesitábamos y a lo bestia. Fue una locura y no fue Çolak, el mejor jugador del partido, quien la desató. Aún seguimos flipando. Dio un aviso, luego otro. Y otro. Va en serio? Y al cuarto intento la clavó, pegada al palo, creando una imagen alucinante. Ryan Guno Babel, aquel tío medio bueno, medio trucho, al que cundía bastante pillarse en el PES hace casi diez años, puso Riazor de verano con un golpeo de balón a rebosar de romance. La fusión de los conceptos deportivismo y ryanbabel provocada por su gol supuso la reactivación de mil cosas bellas en nuestras cabezas, el delirio. Fue luz extraña de la que nos hincha el pecho, y que llegó después de venirnos abajo con el gol del empate y estar perdidos hasta que apareció Ryan, tocando, haciendo

todo lo que no había hecho Marlos

como dijo el idiota de Segurola, acertado esta vez. Ryan, nuestro Babel Ryan Babel, hizo que nos quedáramos con la esperanza de marcar hasta el último minuto, por lo que se puede decir que nos folló las mentes a base de bien, con ritmo, y luego soltó el chorrazo. Delirio, grandeza. En Babel algo hay, algo bueno. Criterio que hace moverse bien a las masas. Estilazo. Ryan nos la puso dura y no hay más. Y a Gaizka lo puso en llamas. Antes de ese momento cumbre hubo un partido, también. Enfrentó a un buen Dépor contra un Sporting penoso y supuso la vuelta de Sidnei, motivo por el cual el visitante disparó una sola vez entre los tres palos. Fue gol. Lo que era ilusión se convirtió en un continuo rascar de ojos y de piel, una pesadilla. Los detalles de Ryan daban algo pero no parecía suficiente hasta el boom del 92. Al final, todo por los aires y hecha la justicia que el equipo merecía. Momento Ryan, momento clave: las consecuencias de otro partido sin ganar en casa siendo netamente superiores al rival podrían haber sido jodidas de llevar, pero

combustión espontánea ahora que va a salir el docu de los Stooges

funhouse, toda la pesca

y con Emre Çolak, otra mención especial. Ayer quedó patente que con el turco vamos a disfrutar tela. Toca y sufre, sufre y toca, menea el culo como nadie, va por ahí provocando y además lanza el balón parado con maestría. Fue el mejor del partido con diferencia. Hay que tener en cuenta que su labor se ve lastrada por un mediocampo de cinco raspado, donde estuvo otra vez Mosquera, que volvió a estar mal. Borges cumplió, pero algo falla. Emre lo sabe y es por eso que la pide siempre. Emre piensa en turco, Emre está mirando el mar, Emre pasa media hora en un taller de Constantinopla mirando un buga. Emre se la da a Andone, que es un bestia trabajando pero que no encuentra el gol. Emre quiere a Bruno Gama, pero la temporada del guaperas portugués está siendo decepcionante. Emre Çolak es un dios futuro que traerá conflicto porque vamos a enamorarnos locamente de él. Ya lo estamos, pero no así de Marlos. Una cosa es hacerlo mal y otra dar vergüenza. Está claro que el chaval tiene que salir (si sale) en el 67. Se vio también que un jugador que no puede vestir la camiseta nunca más es Fernando Navarro, sin duda el peor jugador de la plantilla, cero carismático y que encima le arrebata el puesto a Luisinho, que es todo corazón y nervio. Que se vaya en enero. El Deportivo estuvo bien a pesar de estas trabas, logró marcar y controlar el partido hasta el gol del empate, que dejó al descubierto la fragilidad mental del equipo y que lo llevó a un pasadizo sombrío, lleno de fantasmas, que duró hasta que Babel empezó a intentarlo una, dos, tres veces. En el mejor momento. De la mejor manera. Con esa pausa del amago repetida, con tensión de gol importante. Haciendo saltar literalmente a un deportivismo que anhela la belleza. Haciendo cuadrar cada puta cosa, alimentando el recuerdo de rolletes pasados como el de Wilhelmsson, creando tanta gloria pequecha, cantando a tanta historia de amor breve pero loquísima.

20102-ryanbabel

Dépor – Leganés, J5

Jornada 5 de la Liga Santander 2016-2017. Jueves 22 de septiembre.

R.C. Deportivo 1 – 2 C.D. Leganés (Borges, 30; Luciano, 54; Gabriel, 61)

El clamor popular hizo efecto y al final Gaizka puso a Çolak y lo colocó donde corresponde, de mediapunta. Echó al chico Marlos a la izquierda y con eso hizo daño al Leganés, que sufrió en la primera parte, sobre todo en los minutos posteriores al gol de Borges. Sin embargo, ciertos síntomas reconocibles hicieron ver a un Deportivo desorientado durante varias fases del primer periodo: ansiedad, urgencia por poner en práctica un método del que aún no sabemos gran cosa, descontrol. Gaizka intenta ajustar las piezas pero cuenta con un grupo enrarecido mentalmente, falto de carácter, que en su tercer partido como local del campeonato acabó por perder los papeles delante de la adversidad. La ausencia de Lucas, ya de por sí enorme, se ve hinchada por las lesiones de Sidnei y Joselu, que tocan hueso en el esquema blanquiazul y que pueden suponer un problema demasiado grande en este inicio de temporada. Y es que simplemente no funciona: sin Sidnei, la presencia de Arribas hace peor a Albentosa, a toda la línea defensiva. No hay nadie que llegue, nadie que regule, no hay inspiración. No la hay ni atrás ni arriba, donde Andone parece desquiciado. El rumano tuvo una tras la reanudación para poner el 2-0 pero se encontró con el palo. A partir de ahí su locura no hizo más que crecer, al igual que la de todo el equipo, que se empantanó de lo lindo haciendo gala de actitudes simplemente bochornosas. No queremos ver a nadie tirándose, quejándose, llorándole gilipolleces al árbitro. Se acepta jugar mal pero sin teatro basurilla. Cuando vino Gaizka a algunos se nos dio por pensar que habría una seriedad de cojones ahí, pero hasta ahora caminamos temblando. El Leganés, obviamente, se aprovechó. Tocó menos el balón que el Deportivo pero cuando lo hacía parecía tener las cosas bastante más claras que su rival. Llegó poco pero aun así la trágica verdad de la retaguardia deportivista le abrió las puertas de la victoria. Acabaron el partido tranquilos delante de una escuadra sin cabeza, nerviosa y sin ideas que corría como puesta de speed pero sin sentido alguno. Dentro de esta revuelta en el frenopático vimos los primeros minutos de Ryan Babel como herculino y nos pareció que hasta daba algo de luz cuando la tocaba. Había algo elegante en su toque y también en sus decisiones que contrastaba con la tónica de un equipo en el que la única nota positiva fue Emre Çolak. El turco cumplió, se mató a currar y lanzó algunos cuchillos (él empieza la jugada del gol) pero salta a la vista que necesita asentarse y cobrar importancia en el equipo. Tiempo. Gaizka lo tiene, pero la gente empieza a rosmar. Hay algo turbio en el aire que no se va. Es como si llevásemos conviviendo con ello vidas enteras. Es la incerteza.

İspanya LaLiga’nın 5. hafta maçında Deportivo La Coruna evinde Leganes’e 2-1 kaybetti

Alavés – Dépor, J4

Jornada 4 de la Liga Santander 2016-2017. Lunes 19 de septiembre.

Deportivo Alavés 0 – 0 R.C. Deportivo

marlos-andone. dos a favor dos en contra. gaizka enfurecido. todo el rato en bein enfocándole. piedraaaaaaaaas. decía. comer piedras. pasta dura. a mosquera se lo decía. a mosquera hay que criticarlo a saco porque es desesperante y punto. porque no da chispa al juego en ninguno de sus pases. le canta bob dylan:

I wish I could write you a melody so plain
That could hold you, dear lady, from going insane
That could ease you and cool you and cease the pain
Of your useless and pointless knowledge

mosquera mal y juanfran bien, así son las cosas. muy acertado el lateral en defensa y en ataque. ritmo. todo el que le falta a fayçal, ido de olla desde que empezó la temporada. lo juega todo y emre çolak no. un vasco entrenando a un marroquí. dudamos de fayçal. dudamos de gaizka. porque dos a favor dos en contra es vazquismo puro pero tontos no somos. porque aquí hay algo que falla y merece ajustes desde ya para no volver a enfrentarnos con ese agujero negro que somos al pasar de tres cuartos de campo. mal agudo contra el alavés, que no hizo daño (gaizka bien). gaizka mal, sin embargo. algo nos lo dice pero

                                                        inferiores contra alguno de los rivales? NO                                                                             y contra el athletic se nos desmonta el chiringuito con lo de joselu y lo de sidnei                       y no es fácil jugar con marlos, aparición completamente loca en nuestro cosmos

marlos-andone. ojo ahí. se pelearon, a todo esto. en el segundo empate a cero fuera de casa. en la penumbra del ataque deportivista, cosa funesta y cadavérica durante todo el partido. la única ocasión clara del esperpento la tuvo albentosa, un jugador con el que te ríes y que cabeceó al palo en un lance sin mérito alguno. gaizka mal. uno fuera y que entre el turco. no a lo romo. no a los pases horizontales de mosquera. hay que meter zorros en el campo. en el matadero no es nuestra intención contradecirnos. gaizka bien. balance positivo, aprobado rascado que no satisface. porque

no juega el puto turko

a este tipo de pollos se les llama de muchas maneras: abrelatas, remedio antiquísimo contra la parálisis permanente, mediapunta incisivo, firestarter… este tipo de pollos deben jugar y más siendo turcos zurdos. hay que alegrar un poco el cotarro, gaizka. gaizka bien. contra el leganés. hazlo. hasta las ocho recitaremos, alegres y sinceros:

gaizkita: HERRIA ZUREKIN pero

que juegue el turko, cojones

para dar ligereza a esa piedra 

caída desde una ventana

en la noble villa de Zamudio

depor-3707382-6_g

Dépor – Athletic, J3

Jornada 3 de LaLiga Santander 2016-17. Domingo 11 de septiembre.

R.C. Deportivo 0-1 Athletic Club (Raúl García, 41).

Da la impresión de que el Deportivo que quiere Garitano se parece mucho al Athletic que tiene Valverde. Si algo ha caracterizado al Athletic que yo he visto desde que era niño es ser un equipo que no pide permiso ni perdón. Llega, juega, te gana (o no) y se va. En la grada, sobre todo cuando juega en casa, hay mucho aspaviento y mucha floritura; sobre el césped, rara vez. Así hizo en Riazor, oliendo la sangre derramada en honor al que ya no está y sorbiéndola toda con una actuación memorable de Raúl García: un golazo, un lesionado, cuatro patadas y los silbidos del público local.

A Gaizka, el de la fe tochísima en Borja Valle, se le vio enfurecido en la banda. Las lesiones de Joselu y Sidnei, el revoloteo inerte de Fayçal, los balones a la grada de Albentosa y los recortes hacia atrás de Carles Gil le trajeron palabras malsonantes a la boca que agotó de golpe durante el partido para no llevárselas consigo a rueda de prensa. Allí dijo que todo bien como el viudo que dice que todo bien en el velatorio de su esposa. Dijo que el mejor partido de los tres con cara de querer decir que estaba muy decepcionado porque Raúl García hubiera salido por su propio pie del campo mientras canturreaba la de un día/cualquiera/en Texas/en Texas.

Con todo, algo de razón había en las palabras de Gaizka. No fue malo el Dépor y, de todos, el mejor fue Juanfran, que metió dos balones de mérito que pudieron ser gol pero no. Florin turrou coma sempre pero le faltó lucidez. Encontró enfrente a un adolescente vasco que hizo un partidazo. Portero adolescente vasco: titular en la selección desde el próximo mundial hasta 2030. Si se confirma la lesión de Joselu, todo pasará por aferrarse a la negritud exuberante de Sidnei y Marlos, golosa y descastada, y al recuperado refinamiento de Mosquerita.

mab

Betis – Dépor, J2

Jornada 2 de la Liga Santander 2016-17. Viernes 26 de agosto.

Real Betis 0 – 0 R.C. Deportivo

Sidnei es más importante que Lucas. Si se fuese Sidnei me entrarían temblores, tendría cague. Que Lucas se pire no me mete ningún miedo, lo único que siento es orgullo pues hacía tiempo que no vendíamos a un equipo tan grande, y por tanta pasta. Empujad mi columpio, hijos de puta. En el curso anterior Lucas metió una morea de goles, turró por el equipo a lo bestia, fue salvador. Sidnei se fracturó la polla en Cornellà y mientras se la reparaban casi nos vamos a Segunda. No sé, en relación a la temporada pasada me salen unas cuentas más confusas que cristo pero delante de la presente reafirmo: si me dan a elegir antes de esta semana me quedo con Sidnei. Al margen de asuntos semiestéticos (Sidnei a punto de fichar por el Valencia, equipo asqueroso, Lucas fichando por el Arsenal, con Wenger ahí hablándole de cosas preciosas) me decanto por el brasuca porque venimos de firmar bien en la parcela ofensiva y no tan bien o escasamente en una retaguardia donde el valor de Sidnei saca dos o tres cabezas al del resto de zagueros. Ahí, en los cimientos, es donde descansan la tranquilidad y los ascensos gloriosos (hola, Fernando Vázquez). Ahí es donde habitan empates como el de ayer en el Villamarín, en el que Sidnei fue el mejor jugador sobre el tapete.

a poco que lo haga bien, a Sidnei le sacas otros 20 kilos en una temporada

Buen movimiento, Don Dino. Vamos con el partido.

Con un calor africano y vestido con una cuarta equipación que debería estar prohibida, el Deportivo disputó su primer choque a domicilio de la competición repeliendo los balones aéreos colgados por Joaquín, estandarte de un Betis que sacó hasta 13 córners sobre el área de Lux, ayer capitán. Tan solvente fue el equipo en esta tarea como ineficaz a partir de tres cuartos, zona en la que Emre Çolak pidió a viva voz ser colocado en la mediapunta. La poca influencia del turco, jugador de más calidad técnica de los dispuestos ayer por Gaizka Garitano, se dejó notar, por lo que el peligro, si se le puede llamar así, llegó solo desde la banda de Bruno Gama. Estuvo bien el portugués, pero su daga reclama un auxilio que Fernando Navarro NO PUEDE dar. El resto de la producción ofensiva fueron balones largos que Florin Andone, rumano que huele a estatua en la Ronda de Nelle, luchó sin éxito pero con una insistencia encomiable. En el centro del campo la cosa nos llevó a un Guilherme aceptable con balón pero nefasto en labores de contención (esas marcas en los córners, como contra el Eibar) y a un Pedro Mosquera correcto, sin más. Con el paso de los minutos Garitano dio entrada a Borges primero y a Luisinho después, lo que implicó pasar a una defensa de cinco que deleitó al deportivismo más radical, apoyado por este blog. Defraudó, sin embargo, al no dar entrada a Bergantiños por Andone para pasar de un 5-4-1 a un 5-5-0. Hierros Servando no lo fue tanto y decidió mover delantero por delantero, dando entrada a Borja Valle. Cuando todos los caballos parecían deshidratados, un centro de Juanfran pasado de rosca encontró la cabeza del recién incorporado y casi fue gol. Empate bastante potable. Cuatro puntos al puto Vigo y

aprender a puntuar tras dos años comiendo mierda nos parece ok 

CqzyXupWEAABB4e

Villareal – Dépor, J37

Jornada 37 de la Liga BBVA 2015-2016. Domingo 8 de mayo.

Villareal 0 – 2 R.C. Deportivo (Fayçal Fajr, 32; Lucas Pérez, 56).

Despedida y cierre. La fiesta preparadísima, nos vamos a Segunda. Está la afición con una ilusión que no se la cree. Banderolas, hormigoneras, bocinazos. Luisinho se inventa un plan de tarde para no tener que ver el partido, va a ir a IKEA, va a ayudar a un colega con una mudanza, va a cortar el césped, va a mirar pisos en Madrid en Idealista hasta que sus ojos le estallen. Hacemos consigna en casa y mi padre y yo nos ponemos las bufandas.  No funciona rojadirecta y nos la suda. Mi padre se queda sopas y a mí me hierve el whatsapp. Vamos allá.

Le echo un ojo al once, me meto en internet para informarme porque no sé de que va esto, si descendemos por impagos, si desaparecemos por alineación indebida, si le vendemos la plaza al Alcorcón. Miro la alineación para ver cómo vamos a organizar el evento. Manu Fernández, cojonudo, un tío que nos impuso Tebas como hándicap, lo acabamos de renovar hasta el 2023 y va a llevar el brazalete de capitán. En las bandas Laure y Juanfran enfermos de ébola, confraternizados con Luisinho (que está ahora mismo clavando unos cuadros), van a jugar caminando y tienen reservado una quincena de agosto un pisito en Cangas. Sidnei y Arribas, ex-jugadores, primados hasta arriba por el Sporting de Gijón. Mosquera y Álex, rivalidad legendaria, odian al entrenador, quedaron con sus pandillas para pegarse luego, Mosquera dijo que la hija de Bergantiños estaba muy canija y si no tenía que haber empezado a hablar ya. Cartabia, los odia a todos, quiere que el Dépor descienda, ha envenenado las botellas de agua de la nevera del utillero, no soporta al Poroto. Más gente: Fayçal, no perdona lo del bus, les ha pinchado las ruedas antes de salir de Coruña, ya tiene pensado el gol que va a marcar en propia. Lleva una camiseta de homenaje debajo. Luis Alberto está has-ta-los-co-jo-nes del puto Lucas Pérez que le quiere copiar los tatuajes, que le llama a las tantas, que se pasa de gracioso cuando se lo presenta a amigos. Este también juega, la gran esperanza, Lucas de Monelos, contrato firmado a partir de la 2016-2017 con el Celta de Vigo que va a pagar 45 millones por él que van a ir íntegros al PAOK, al ISIS y al representante de Piscu. Arranca el partido en la tele y veo que Messi la clava bastante elegantemente. Todo sale bien.

Mi padre se despierta, engancha la radio. Las últimas noticias que nos llegan es que Víctor Sánchez del Amo lleva una gorra del Getafe y está borracho. Balbucea incoherencias. Parece feliz. Los jugadores se vuelven locos y empiezan a correr. Miradas de intranquilidad entre la afición deportivista. No les gusta que sus jugadores no den asco, que les quiten la razón. Luis Alberto se olvida de lo borde que fue Cani con su novia en la última cena y sacude con rabia un balonazo al palo. La gente se impacienta porque no huela a cadáver. Lucas, me cago en Dios, se equivoca de portería y casi marca un gol olímpico a favor. En el palco Tino se desespera y se clava otro trankimazin. Ahora que ya tenía comprado medio Balaídos. Vamos no me jodas. Las calculadoras. Me pongo a animar al Getafe para que le empate al Sporting, para que se cumpla la profecía. Quique Pina lleva ya cuarenta y cinco goles, esto no puede salir mal. Fayçal recibe una llamada de Juan Louro en la banda en un móvil de tarjeta prepago de PepePhone, se vuelve loco y enchufa un chicharro más loco aún. Enmudecemos, claro. Se levanta la camiseta y pone VIVA CRISTO REY HIJOSDEPUTA. Los aficionados deportivistas empiezan a abandonar el Madrigal, qué puta decepción de encuentro. Barritos se entera del gol de la Real y se pone a temblar. Qué tarde nos están dando. Descanso.

Vamos ganando por uno. Calma. Baja Tino al vestuario. Baja Manu Sotelo. Baja Lendoiro. Baja Sambade. Skype con Valerón desde Las Palmas. ¿Se puede saber qué coño os pasa? Whatsapps de Agapito. Whatsapps de Gabi. Whatsapps de Sergio. Whatsapps de Helder Postiga. Whatsapps de Nelson Oliveira. Whatsapps de Javito. Qué mierda estais haciendo. Llega un telegrama de Fernandez Borbalán con condolencias. Sigue llegando gente al vestuario. Está Arsenio, está Fran. Está Luis Suarez. Está Antón Varela. Está el speaker nuevo y el viejo, y el pavo de la tienda Ekipos y Suso el de la radio. La tensión es palpable. No os mereceis sudar esta camiseta. Fayçal y Cartabia llegan a las manos, se revientan los pómulos, se besan con sangre.

Avisan de que arranca la segunda parte. Mi padre se ha vuelto a quedar dormido. Sintonizo ArenaVision y me cabreo a ver a los 11 jugadores del Dépor de pie. Abro Matadero, escribo un título motivacional para convencerme: voltaremos por cojones. Pienso en el fanzine que voy a dejar lleno de esperanza en la Nave 1839, pienso en el fanzine que dejé ayer, pienso si ayer al final dejé alguno. Pienso en qué coño hice ayer. De repente Lucas la agarra y echa a correr. Se cree que aún juega en el PAOK, se olvida de Jonás mangándole el iPod, se olvida de Juando llamándole subnormal, se olvida del contrato millonario del EuroCelta, se olvida de los Blues escupiéndole la camiseta, se olvida de que es del Barça, de que odia a Víctor, a Tino, al Dépor, que lo unico que quiere es que arda Riazor, eliminarnos en Copa, que le partan la pierna, que liquidemos, que fundan la plata de nuestros títulos para regalar cuberterías en La Voz de Galicia y sobrepasado por tanta excitación marca su gol diecisiete y mira al cielo pidiendo perdón. No besa el escudo, lo muerde. Llora de pena. ¿En qué nos hemos convertido? El banquillo enmudece. La desolación no se puede explicar con palabras.

Entra Jonás para dejarnos con diez. Lucas está mudo, perdido, desconsolado. Valerón sufre un desmayo en Gran Canaria. Esto no mejora, sacamos a Luis Alberto antes de que haga detonar la bomba instalada bajo la portería de Manu Fdez. Cuarto gol del Granada, solo faltamos nosotros. Lucas, perplejo, abandona el campo. Victor le da un gancho de derechas al salir y lo tienen que agarrar. Lucas con la boca sangrando solo sabe decir “lo siento”. Lucas in the sky with diamonds, Lucas quédate sin respiración. Sale Oriol, es infalible, no puede salir mal. Que están ganando coño. Acaba el partido, estamos en Primera un puto año más. Suicidio colectivo. Para esto tanta ilusión, joder. Canta Aspas, canta. Ahora sí, que nos lo merecemos.

Bergan

Dépor – Getafe, J36

Jornada 36 de la Liga BBVA 2015-2016. Domingo 1 de mayo.

R.C. Deportivo 0-2 Getafe C.F. (Pedro León, 41; Vigaray, 85)

Llegó el Getafe y cundió el pánico. Vaya si cundió. Nos decíamos los unos a los otros en nuestras conversaciones previas: que no cunda el pánico. Nos instábamos a evitar el miedo, nos empujábamos a obviar lo que ya estaba ahí. Escondíamos la realidad tras un empate ficticio que nunca llegó a suceder, porque llegó el Getafe y cundió el pánico.

Pedro León, Sarabia peinado como un puto guay, Alvarito el delantero sin gol y una tribu de randoms de los que nadie se va a acordar en tres temporadas. Pánico. Juan Rodríguez en la segunda parte para proteger en el marcador. En ese momento es cuando te das cuenta de que estás en el bando equivocado, de que la batalla está perdida y no tiene sentido más pánico. Pero el pánico no cesa.

El partido tuvo todo eso que tienen los partidos de las últimas jornadas. Ninguno jugó bien, ninguno creó demasiado peligro, ninguno falló demasiado y pocos acertaron con cierta frecuencia. Nadie se siente bien en el pánico y, aunque nosotros llevamos qué sé yo cuántas temporadas seguidas sumergiéndonos en él, seguimos sin sentirnos bien. Jugarse el pánico contra el Getafe, qué buena idea.

Al final el marcador lo decidieron los porteros. Pudo ser un empate, pero Guaita estuvo muy bien y Manu estuvo como siempre, espeso como su barba, tembloroso, ineficaz. Desde luego no se le puede culpar de la caída en picado del rendimiento del equipo, pero su contribución a la tabla de clasificación ha sido prácticamente la misma que la del gordo de la Domus.

Y ahí estamos, agarrados a Fede Cartabia y rodeados de pánico. Enfangados nuevamente en una semana ruidosa, tratando de difuminar las culpas, señalar a los mercenarios y ajusticiar a los culpables. Algunos jugadores no sienten los colores. Es que se habla de todo menos de nuestro próximo rival. Échale huevos, Dépor, échale huevos. Tertulianos y aficionados de la mano, preocupados por lo que se preocupan los tertulianos y los aficionados. Como si eso ayudar a evitar el pánico. Como si eso tuviera algo que ver con conseguir el punto en el Madrigal. Como si fuéramos importantes.

CGfD0CjXEAA9c6P

Eibar – Dépor, J35

Jornada 35 de la Liga BBVA 2015-2016. Sábado 23 de abril.

S.D. Eibar 1 – 1 R.C. Deportivo (Adrián González, 7; Fede Cartabia, 71).

Óxido en los tacos. El césped del área pequeña está calvo. La convocatoria. Nueva foto de Jona en instagram. Hay uno en preferencia inferior que lleva mareando un pañuelo blanco desde la jornada 20. La Voz malmetiendo.  Fede todavía no es el segundo mejor del equipo. Ser de los que ganan, tal. Poisa ya ha puesto el modo Football Manager. Luisinho preséntese inmediatamente en mi despacho. ¿Pero qué convocatoria es esa? Manuel, lo que digan los demás no importa, lo que importa es lo que tú sientas. Arriba esos ánimos, Manuel. Récord de empates, por fin. No remontamos un resultado desde 2013 contra el Mallorca. Tino quiere renovar a Lopo. Tino quiere renovar a Cani. Víctor a su entorno cercano (sus hijos): “Lopo out”. Fernando Navarro a Víctor: “Míster, todavía tienes cartel, retírate a tiempo o te cuelgan del Obelisco”. Tino a Víctor: “Míster, eres un puto crack”. Alexandre Centeno: “Víctor se queda solo”. Tino a Víctor: “Míster, estás solo”. Víctor a Tino: “Lopo out, eh”. Cochomono: “Tino out”. Asiáticos en Abegondo. Fede Cartabia va a ser padre. Apenas cuatro flecos para cerrar el regreso de Bruno Gama. Manu la paraba si no es por el pie de Oriol. Buena, Oriol. Los deportivistas se van a salvar enfadados. Lucas ya no puede rosmarle más a Fede pero no es por falta de ganas. Hay ese pacto entre ambos. Por el bien del club. La próxima jornada ya certificamos la salvación. Ojalá con un empate. Se cae un trozo del techo de Pabellón Superior. Un menor de edad tira desde el medio del campo en el descanso. Al banderín. No sabemos qué premio habrá perdido. ¿Lo mejor de este equipo? Los aficionados desplazados. Esta hinchada. Nunca. Casi nunca. Twitter: “Víctor out”. Matadero Bonnissel: “De eso nada, murmullistas”. Cónclave en el grupo de wasap. Delacuesta: “Detengamos las coñas un momento”. Erik: “Hay que mentir, abiertamente”.

Hay. Que. Mentir. Abiertamente.

Objetivo virtualmente cumplido. Manu Fdez portería a cero contra el Celta. El Celta no le ha metido gol a Manu Fdez. Lucas es buenísimo. @jbenavidesdv: “¿Hay siete centrales en la Liga mejores que Sidnei Rechel?” Comida en Raxería As Neves para reconciliar a la plantilla con el cuerpo técnico. Unos mochos en el Sham después. De reenganche contra el Getafe. Certificamos permanencia. Cuatro Caminos abarrotado. Víctor quédate. La Voz de Galicia quiebra y dejan de explotar a los alumnos de Comunicación Audiovisual. Termina la temporada. El próximo año todos con multitacos.

jpg