Peñas locas se expresan (II): Peña Juan Domínguez

Hubo un momento en el que Carlos Coppel, además de ser cantante del grupo Lenny Leonard, borracho y biólogo, ostentó el cargo de presidente de la Peña Juan Domínguez, emplazada en el Bar Faluya, Rúa Orzán 75. Ahora, ya ex-presidente, sigue siendo una voz autorizada en la barra y en la calle. 

 

Cómo sale la idea salvaje de hacerle una peña a Juan Domínguez en un bar como el Faluya?

Corría el año 2011, y un tipo llamado Diego, que ahora es cibernético, y yo estábamos en el Orzán tomando nuestras características copas de yate cuando se nos ocurrió la idea de llamar la atención de algo. Por aquel tiempo aún el Orzán era lo que era y el “Lautrec” era un garito donde podías pillar cachiño bien si sabías como camelarte a las jipis del sitio. Nosotros íbamos postos como cabalos de carreiras y nos encontramos a nuestro amigo, también dueño del Bar Faluya, Carlos Cela y le gritamos medio en coña medio en serio que queríamos hacer una peña de fútbol, la idea era la siguiente: organizar churrascadas, bebercios y ver los partiditos, como siempre, pero organizado, y cómo no, siendo nosotros los jefecillos de algo. Es curioso, pero sociológicamente es importante el papel del líder y yo que tengo madera de líder quería liderar, aunque aún faltaban unos años para convertirme en presidente, a la postre, Primer Emperador de la Peña Deportivista Juan Dominguez. Todo fue redondo, vino el Dopico, Valerón, Bergantiños y un par de notas más, la prensa… y había comida gratis en el bar, se hizo foto. La peña fue un éxito, al menos el primer día. Aún hoy, seis años después, somos felices allí.

Si Juan Domínguez fuese un animal, cuál sería?

Aquí dije algo que mantengo, Juan Domínguez lucha, como un felino, como un felino grande, porque aunque sea delgado el chorbo es alto y tiene cuerpo, así que no es un felino cualquiera, no es un gato como Benzemá, que a nadie, ni al propio Benzemá, le cae bien. Benzemá es como Arizmendi, un tipo al que en realidad le molaba el basket como a los amigos de Ramos. Juando es un tigre, joder, pero lamentándolo en el alma, es un tigre con síndrome de down. A mí me mola mazo el tigre trisómico, me parece afable y es bueno, además es bonito pero tiene una cara neno… mi ma.

A quién crees que ganaría a hostias Juando de la plantilla actual?

Las peleas nunca se sabe, ahora que ha terminado la temporada tengo claro a quien vencería Juando, al puto Joselu, pero tras vencer, ya que Juando es bueno como el tigre del que hablábamos antes, se marcharía sin hacer escarnio del rival, y entonces la rata almizclera del otro contendiente le daría con una pata de cabra en la nuca y Juando quedaría en silla de ruedas. Me parece lamentable esta actuación, pero esto pasaría en 99 de cada 100 enfrentamientos Juando – Joselu. Yo de nuestro atleta no me enfrentaba a nadie más, Laure es pequeño pero matón, Juanfran me tiene un aire con Diego Costa y acabas mal… Yo me haría colega de Luisinho y me dejaba de broncas, si fuera él, pero yo no soy futbolista, a mí me nombraron emperador.

Crees que Juando puede volver a Coruña y hacerse un sitio?

Sí y no, como futbolista acaba de descender con el Mallorca y… a quién le quita el puesto? A mí no me quita el puesto un tipo como él. Quizá deba plantearse jugar en el Lorca, pero sin David Vidal (que es amigo mío)… quién le dirige? Este tío necesita un director de orquesta. A pesar de todo podría volver de entrenador si es capaz de adquirir dotes de liderazgo y entrega y mira, neno… el Zidane ganó dos champions seguidas y yo creo que es más suave que un guante el nota ese, no le veo gritando con ese acentito francés ridículo, así que quizá sin gancho ni gracia tenga suerte y consiga dejar al Dépor 17º con 33 puntos en la temporada 23/24. Yo de él echaba currículos (currículo recordemos que ya se le aclaró a Comedido que es correcto) en el Mercadona que me han dicho que pagan 1400 pavos al mes.

Cómo ves al equipo? Qué se comenta en la barra del Faluya?

El equipo no es equipo ni es nada, ahí hay un tipo que se llama Luisinho y si me dejas te voy a hablar de él. Este señor vino hace unos años sin crédito ninguno, con una mujer y unos hijos y en segunda amenazó a un árbitro, se le hizo una canción por eso, es decir, la peña del Faluya no pasa por alto este tipo de cosas y las valora. En el bar todo el mundo critica mucho, por eso es un bar, pero todos acabaron queriendo a Luisinho, aquí el menda no ha parado de animar a este tío, y tras pedir todo el deportivismo su dimisión, no solo se quedó si no que echó al entrenador Víctor Sánchez del Ano y le metió un golazo de chicharro desde la frontal que lo largó también de Copa a él y al puto Betis que no nos gusta demasiado. Ahora qué? Qué pasa con este tío? Pues eso es lo que se opina del equipo, que tenemos a Luisinho gracias al señor todopoderoso.

Qué es el Faluya?

El Faluya tiene ya si no me equivoco 11 o 12 años, el Faluya ha sido un lugar muy distinto a lo largo del tiempo, nosotros fichamos por el bar allá por el 2006, así que imagínate, yo tenía 16 años, íbamos allí porque se podía fumar y las jarras de cerveza eran baratas, así que en un principio el Faluya era barato para los jóvenes, tenía ambiente y se podía fumar. Luego la Audiencia Nacional en un giro inesperado y haciendo bastante el ridículo decidió meter a nuestro amigo entre rejas, entonces el Faluya se convirtió en un desierto, bajó a Segunda B pero nosotros, como Luisinho, seguimos militando en sus filas, incondicionales, sempre en loita. Volvió el dueño, volvieron las juergas, volvieron los tribuneros y los aficionados de Pabellón al bar, se ligaba a saco, nos hicimos mayores, ahora cuando nos sentamos en las sillas se nos oye rechinar los dientes. Por las noches hay muchos dientes batientes, muchos puños cerrados en la chaqueta, eh Soutiño? El Faluya somos nosotros y nadie más.

14199585_956417544467665_8438772274690337114_n

Para acabar… alguna anécdota relacionada con la peña que recuerdes con especial cariño?

El día del ascenso del Dépor, el ascenso bueno, no el segundo descafeinado aquel que daba pena, yo estaba en Santiago, había ido a todos los partidos de la temporada, pero no conseguí entrada para el último match, así que lo vimos en un bar de la capital compostelana. Al día siguiente tenía examen de Microbiología II y no podía permitirme catear, así que pensé en ver el partido y pirar para el kel. Cuando ganamos y ascendimos con gol de Xisco, creo, desmentidme si no es así (no pienso corroborar mis datos con wikipedia), vi a todos mis amigos en la tele festejando, probablemente fue ilusión mía, pero los vi a todos, sin embargo, en aquel bar nadie mostró alegría. No podía permitir aquello, así que mi compañero de piso Dani y yo cogimos el último tren para Coruña y fuimos a celebrarlo, no sin antes quedar para el día siguiente por la mañana a coger el primer tren al pueblo y aprobar la puta Microbiología II.

Llegué a Coruña y cogí un casco de botella vacío, cuando ya enfilaba la calle del Orzán lancé el casco que, impactando contra el suelo y explotando en mil pedazos acojonó a mis compadres, que rápidamente tornaron sus sentimientos de odio a alegría cuando me vieron. Lo celebramos, y volví a casa. Al llegar pensé que había bebido poco y que sin fallo ninguno cogería el tren. Al despertar vi que tenía una resaca horrible, que había perdido el tren y que mi madre había tenido que desvestirme de lo pedo que iba. Pero hay final feliz, cogí el tren hotel y desayuné con un camarero de la Real Sociedad, hice el examen oliendo a alcohol, con la camiseta del Dépor llena de lamparones y en gafas de sol. El resultado? 5,0 porque no es más rico el que más tiene si no el que menos necesita.

Por último quiero dar un saludo a mi mujercita Belén! Siempre confiamos en el equipo. Vivan los Isótopos de A Coruña!!

Anuncios

Peñas locas se expresan (I): RCD L0ND0N

En una reciente visita a Londres tuvimos oportunidad de conocer de cerca a la peña RCD London, institución deportivista en el exilio plagada de chalaos que hablan mezclando el gallego con el inglés más cockney. Reproducimos a continuación la conversación que mantuvimos con Coque, uno de sus miembros más ilustres.

Hola Coque, en primer lugar quería que me comentaras de dónde sale la peña RCD London y cómo se lleva el deportivismo lejos de Riazor…

Pues no tengo ni idea de cómo se creó. Yo me juntaba con otros colegas del Dépor e íbamos al Centro Gallego, está lejos y en medio de ninguna parte aquí en Londres. Cuando vimos que se creaba una peña en Portobello pues nos unimos, ya que es más céntrico y para tomarse unas cervezas después de los partidos cunde más.

El ambiente deportivista es cojonudo, somos bastantes los que vamos cada semana. Los días de derbi son brutales. Un día había hasta un gaiteiro subido a una mesa tocando el himno. O eso recuerdo.

El problema es que el local donde nos reunimos no deja de ser un restaurante turístico de tapas. Dependiendo de la hora del partido te puedes encontrar fiestas de cumpleaños. Recuerdo ver cómo Borges fallaba un penalti contra el Granada mientras medio bar entonaba el cumpleaños feliz. Lamentable. A veces te tienes que tragar un partido con música reguetón de fondo. Hace que odies a Joselu todavía más. Si el partido es un domingo por la mañana el ambiente es más de restaurante pijo. Hay familias de ingleses que van a probar comida típica y que flipan cundo te cagas en Juanfran.

Qué valoración hace la gente de la peña en general y tú en particular de la temporada que viene de acabar?

Esta temporada ha sido desastrosa, ha habido partidos muy malos, en los que te preguntas por qué malgastas tu tiempo en ir a ver un espectáculo tan penoso. Vuelves a casa borracho y hundido, cagándote en Mosquera y Joselu. Pero el fin de semana que viene vuelves igual, y no sabes por qué. Cuando el Dépor juega bien y gana o empata, entonces todo cambia, Mosquera se convierte en tu héroe, y hasta Joselu te hace gracia. Todo es maravilloso. Vuelves a casa borracho y feliz.

IMG-20160729-WA0021

Qué jugador o jugadores destacarías?

Luisinho!! Es mi capitán y yo con él voy a todas partes!

Crees en Mel para guiar esto a buen puerto el año que viene? Confías en la gestión de Tino?

A Mel lo veo un poco perdido, tiene que mamar mucho en Coruña para darse cuenta de que esto no es Sevilla. No creo que acabe la temporada. Con todo, no queda otra que confiar en él porque de él dependemos.

Creo que Tino está haciéndolo bien en el plano económico. Se ve que paga a los de Hacienda religiosamente. En lo deportivo ya no lo veo tan claro. La dirección deportiva me parece pésima. Cuatro entrenadores en tres años! No me jodas. Y fichajes con los que no te identificas. Que hace Joselu en el Dépor? Cani?

Cómo ves esta etapa de “modernización” en la que el club ha entrado tras la marcha de Lendoiro?

Lo que está pasando en Riazor en los últimos años no me gusta. Por qué hay un tío cantando los goles por megafonía? Es ridículo que chille el nombre del que metió el gol para que la grada, como borregos, griten el apellido. Joder, que estamos en Riazor, no en un partido de NBA. Estamos a un paso de tener una mascota haciendo el subnormal durante los descansos, o a un DJ para que pinche música chunga mientras la gente está con las linternitas de los móviles. Quiero fútbol! No espectáculo basura.

Sigues al Fabril? Crees en la cantera?

No lo sigo mucho. Sí que vi el partido del ascenso el otro día. Me sorprendió ver a casi ningún gallego en el 11. No me creo que en Galicia no haya nadie mejor que Jardel. De todas formas, lo vi superior al rival. Aunque se haya logrado el ascenso, no creo que ninguno tenga nivel suficiente para el Dépor. Tendrán que fichar bastante este año, lo cual no tiene sentido. La cantera tendría que hacerse desde la base, formando a cadetes y juveniles, no fichando jugadores a medio hacer provenientes de otros equipos.

Qué es lo que más te hace vibrar como hincha?

En una ciudad tan grande como Londres a veces es difícil ver a tus amigos, algunos viven lejos (una hora en metro) y otros trabajan mucho. Juntarse en la peña para ver el Dépor es la única manera. Eso te llena. Allí pasamos dos horas con el culo apretado y bebiendo estrellas. El día que el Dépor gana, hay fiesta y se sale. Cuando no, pues se emborracha cada uno como puede. Esa dinámica es ser hincha, ser fútbol. Forza Dépor!!!

MOTIVACIÓN 0

Aquí estábamos, hace un mes y pico, instando a la peña para que se preparase para un final de temporada precioso, con Bergantiños en el 11 y un entrenador nuevo que parecía nos iba a sacar de pobres. Era por lo de siempre, por coger impulso y agarrarse a algo, a lo que fuese, incluso a un tío tan aburrido y lamentable como Pepe Mel. Funcionamos así. En una temporada nefasta no han sido pocos los momentos de arrebato, ya fuesen con Garitano o con Mel en el banquillo. Nos conformamos con cualquier mierda, mendigamos, así nos tienen. Qué pronto nos hacen tragarnos la ilusión, y todo lo escrito. Desde el día en que anunciaron el cese de Fernando Vázquez (un de nós!) al frente del equipo, las torturas a la afición vienen siendo muchas, demasiadas, tantas que hasta los deportivistas más disciplinados están perdiendo la motivación. La posible continuidad del taxista de Alcalá la próxima temporada no hace más que avivar el desasosiego de una parroquia que hace de tripas corazón para no arrojarse a la vía. Dicha continuidad depende, obviamente, de la salvación, que está ahí pero no matemáticamente hecha. A muchos nos gustaría que al final descendiésemos, más que nada por que algo pase, aunque sea una teórica desgracia. Antes la muerte que seguir así. Eutanasia. Adiós a los malabarismos mentales para aguantar mecha, decir: a la mierda todo, de una vez. A la mierda Tino Fernández y Víctor Fernández y Víctor Sánchez y toda la vergüenza dada y consentida. A la mierda los 245688 pases horizontales y los 156081 centros sin peligro y los 459 córners mal sacados. Devastación grado 47, barrido frontal. Nada a lo que agarrarse, finalmente, aunque lo intentemos con todas nuestras fuerzas. Y es que los entrenadores fichados por la directiva actual hace que la era post-Irureta firmada por Augusto parezca de cine. Lotina podría ser Sam Peckinpah y Caparrós un Abel Ferrara sin farlopa. La situación – ahora – es:

Los deportivistas que viajan con el equipo comprueban a la vuelta, en sus carros y autobuses, que en las redes sociales les empiezan a llamar “mártires”. Los mártires de Leganés. Los mártires de Anoeta. 

Parece que rememos como bestias para darle un beso a ese cadáver de lo que fue, vestido con pijamas sin cuello, horrible mortaja pero excelente para jugar un fútbol pastoso, sin violencia, sin gancho alguno. En las pausas, a Joselu le gustan las pics de Morata sacándose la minga en Riazor, y los demás se hacen otras fotos, con agua, gafas de sol, manicuras. Bulle en nuestras cabezas la idea de un entrenador licenciado en hijoputismo que prohíba tuiter, instagram y pintas de imbécil. Un auténtico asesino dueño de nuestras visiones que mate con la mirada. Urge la dictadura, amputar individuos para que el colectivo crezca y desaparezca así la vergüenza. Un servidor pasó vergüenza y mucha cuando, estando de vacaciones en Platja d’Aro, Costa Brava, fue a ver el partido contra el Madriz a un bar del pueblo en compañía de su cuñado, también deportivista. Allí unos charnegos fascistas paramilitares adolescentes se reían del Deportivo mientras era vapuleado por las juventudes blancas. Allí un servidor se quedó aterrado de cojones cuando veía representados sus propios pensamientos en las palabras de aquellos cabrones. Ni patadas dimos, que es lo que se dice y con toda la razón. Eso es ponzoña, hermanos, asco puro que te vuelve demente.

El Deportivo es, como muchas cosas y así a bote pronto, víctima de estos tiempos carentes de ideologías fuertes. Cuando Augusto puso pies en polvorosa muchos creímos que con su adiós nos convertiríamos en un club más, socialdemócrata y espantoso, y he aquí la certeza. Lo único que nos mantiene con vida es la gente, que sigue a lo suyo, poética y empecinada, empujando y sufriendo hasta que un día se quede sola esperando a que alguien le cante – le devuelva todos y cada uno de los cánticos! – o le escriba un libro. Hasta entonces, a este circo ya pueden llegar el insulso de Mel, Lucas Alcaraz, Míchel o el Alborotador Gomasio, que Coruña seguirá intentándolo. Esta MOTIVACIÓN CERO durará tan sólo hasta el verano.

img_fmunoz_20170427-135344_imagenes_md_otras_fuentes_joselu-k8rC--572x843@MundoDeportivo-Web

Sí a todo

José Mel Pérez. Ex-delantero. Escritor. Entrenador. El DXT Campeón me lo confirmó. Repaso rápidamente en mi archivo mental. Primera escena: Pepe Mel hablando mierda de que si el Depor y los árbitros y la concursal y las siete plagas y unos llantos que han dejado 14 muertos en Extremadura a falta de confirmación por fuentes oficiales. Siguiente ficha. Pepe Mel disculpando a la escoria de Rubén Castro cuando este defendió a los fascistas misóginos que le coreaban en el Villamarín para consolarle por haber dado de hostias a su novia. Tercer asalto y final. Pepe Mel fracasando una y otra vez, cada vez más fuerte, arrastrándose dentro del fango del fracaso, yendo a ver entrenamientos del Arsenal ¡para ver si aprendía inglés! como si sus padres le hubieran pagado dos semanas en Irlanda para que intente enchufársela a medio Levante. Pepe Mel, amigo de tus enemigos, otro hijo de puta en el que no confían ni los suyos. Como Oltra. Como Fernando. Como Víctor. Como Gaizka.

El caso es que le veo en las fotos y algo de Inglaterra se le tuvo que quedar. El dinero no fue en vano. Le veo en la banda de traje, gesto reflexivo, y pienso que en vez del Leganés nos vamos a zurrar con el Queens Park Rangers. Mirad esta foto, joder:

Parece un entrenador random, criatura nacida en el musgo de una happy hour, que se abraza en Anfield a Gascoigne, que lo interpreta nuestro Luisinho, que también, para qué negarlo y que no lo tome a mal, es un poco hijo de puta. Y me acuerdo de que mi hermana me dijo que Luquitas se dejó ver por el Brit en carnavales y pienso que si el año pasado el Leicester ganó la Premier, malo será que no le soplemos la carita a alguno que yo me sé. Enciendo la máquina que hay ganas de probar el cacharro.

Atletico de Madrid. Bien. Que casi nos carguemos a Fernando Torres solo maquilla un punto con el que no contábamos. Mosquera y Fajr en el verde. Vivimos un episodio repetido pero esta vez acaba bien. Sale Bergantiños con siete meses de retraso. Partido para permitirse licencias claramente. Pepe no ha deshecho las maletas y ya están pasando cosas. 1-1.

Toca Xixon. No sé porque han reservado para esta estación pelearnos con todos los batallones del bando nacional. Vamos allí a pasearnos y como hijos de puta que somos hacemos lo contrario. Los periódicos titularían que si las aficiones hermanadas y que si ficciones idílicas y que el amor todo lo puede pero cualquiera que estuviera en el Molinón sabe que lo mínimo que se cantó fue que Xixon soterrado es mucho más bonito. Que estamos ahí para el descenso, ¿qué esperabais? ¿que llevásemos gorras de Fernando Alonso? Golito de Mosquera, que parece que ha ido a pasantía o se le ha quitado la tontería y rascamos de repente todos los puntos que nos han robado en la historia y mandamos las buenas sensaciones a tomar por culo. Los tres puntitos y qué bonito, hostia. 0-1

Sale Pepe Mel a la rueda de prensa y hasta él parece preguntarse cómo ha pasado todo. Dice que no ha hecho mucho, que al Deportivo hay que decirle que sí a todo, que llevamos un tiempo que nos gusta mucho hacernos daño, que ha juntado a los jugadores y que casi no ha tenido que hablar, que ellos mismos se sabían la cantinela. Y que Mosquera ha prometido que no volvería a repetir Matemáticas.

“Dígale al negro ese que usted es mejor que él” que decía el ludópata de Aragonés.
Pues algo así habrá ocurrido, imagino.

Viene el Betis. Partido perfecto para bajarnos los humitos. Para que Victor Sánchez y Rubén Castro se den un abrazo en la banda tras un gol. Para la expulsión de Luisinho Correia o para que Pepe Mel envíe un saludo a los aficionados béticos y les desee un buen viaje de vuelta. Desde luego que no para que Borges moje en el 92′ de penalti e irnos a casa con gestos de hartura porque la vida no vuela en línea recta como un ave sino como un insecto suicida. Víctor rosma en rueda de prensa y tapa con la mano el marcador. 1-1.

Yo ya veo al equipo y veo Inglaterra, veo Brexit, veo obreros prendiendo fuego a las estatuas de Thatcher y veo un idioma que no entiendo pero que dicen que es universal. Resultados, hijos de puta. Veo al Depor sonriendo y ya solo por eso sé que está bien.

Ahora Pepe, última prueba (nunca se acaban, siempre queda una). Hagamos algo digno con el Barcelona, calentemos para el derbi. Y hasta ahí. Lucas le escribe un telegram desde Londres a Bergantiños (“good luck my friend ajaj loko”) y éste recupera la estoicidad del Deportivo de antaño, de los hijos de puta que solo quieren hacer daño y tocar los cojones, a esos que los demás equipos, cuando no se juegan nada, tienen ganas de mandarlos a Segunda debiendo puntos. No un equipo amable, no un equipo que guste a todos, no el Deportivo tecnicolor de los videos de fans por todo el mundo. 2-1 y ya todo está patas arriba.

Tomemos medidas:

La primera: prohibir los anuncios de “imposible sen ti”. Que no den tranquilidad sino nerviosismo. Que cuando el imbécil de Moaña diga “Sin ti Joselu no sería posible” se le atraganten cada una de las sílabas en la boca. Palabras largas que rajan la noche como la canción que hizo Xose Lois para el Matadero: ber-gan-ti-ños, flo-rin-an-do-ne, po-ro-to-lux, em-re-cho-lak, sid-nei-re-chel, bolas calientes en un sorteo que todos evitan. “No traigas a esos que nos la lían siempre”. Hooliganismo de los intelectuales de la tasca. Dios salve a la reina, ¡Brixton! mejunje fundamental de punk, misterio y bofetadas que arden.

La segunda es que eso del rearme que se discutió aquí en las catacumbas de Matadero era una mentira. Lo que necesita el Deportivo no es estrategia militar: son atentados. Nos gusta hacernos daño pero nos gusta más hacérselo a otros.

La tercera es constatar un hecho. Pepe Mel, hijo de puta, es usted lo que es y es usted lo que somos. Es ahora de los nuestros hasta que nos matemos juntos. Todo lo que yo diga ya lo sabe de sobra. Nadie se fiará pero tendremos fe porque tenemos fe en los hijos de puta de los que nadie se fía. Y usted ya será de los nuestros para siempre. Y lo digo desde la fe en los hijos de puta en los que nadie confía porque eso es exactamente lo que somos. Porque somos la cabeza de Borja Fernández recibiendo un botellazo el día de su presentación. Somos Luisinho apartado de los entrenamientos por golpear a un compañero. Somos Lucas Pérez contando las horas en Grecia leyendo los cientos de tweets que le llaman vendido. Somos el ligamento cruzado de Diogo Salomao, somos la tibia y el peroné de Manuel Pablo, somos las resacas de Diego Tristán y la calamitosa salida del club de Lionel Scaloni. Y somos más. Somos Álex Bergantiños esperando en el banquillo, jugando en el Xérez, marcando en el Camp Nou, discutiendo con los Blues a empujones, buscando equipo en la MLS y dejando inconsciente a Fernando Torres. Unos hijos de puta en los que nadie confía y que como hijos de puta, no nos gusta escuchar.

Pero toca que escuchemos algo, que la consigna es facilita y nos la trae caliente Pepe. Dice así, en inglés o en cualquier idioma:

SÍ A TODO. Dígale al celtarra ese que usted es mejor que él.

 

 

O esencial

Poñédevos en disposición de desfrutar o que resta de temporada. Voltamos porque voltou Bergan. Esa fixación polo rubio, eh? Brutal. Sagrada. Outra vez o brullar dese cable de alta tensión lembrándonos o que somos. Ese son traéndonos a Lucas de volta e levándonos en colo pra cama. Facéndonos chorar, rolar como ourizos fervendo polo chan adiante e atrás por puro efecto da beleza. Aí está, ben perto. A posibilidade que Bergan abriu para este derbi que ven non é unha calquer. Cheira como antes. Bergantiños está rachando coa vosa lóxica. Voltou nun momento clave da temporada, cando estaba esquecido como un can. Iso di tanto sobre so seu amor que devezo por chimpar como el chimpou sobre Jordi Alba e rematar o computador coa testa.

A posición, compañeiros deportivistas, é perfecta pra buscar ao Celta de Vigo como posesos. A posibilidade é dar un paso vital pra devolvelos ao seu terreno natural. Voltou Bergan, por iso voltamos. Olá, Fajr! que corres como un salvaxe polo parquet adiante, sacándolle lume! Olá, Andone!! Sede de vinganza cigana!! Cuestión de ollos, ollos vivos por toda-a-parte. Os ollos e a cabeza de Bergan no bus, nas plantas, nos penedos. Agora todo dios quere correr, e vas pensando que non estar en Riazor pra velo é peor que calquer desgracia e faiche odiar mais se cadra Alemaña e Berlin e a puta nai do continente continental. Odiar todas as caras de todos os países. Ver só Alejandro Bergantiños Ventureira da Costa, home de paixón. Ver só as cellas dos teus, o músculo, o dente esencial. Só ese salto sobre Jordi Alba que che abre a porta do tempo e o soño.

Amigo, estou contigo plenamente. Quero voltar. Voltar como Bergantiños, que estivo polo mundo adiante. Xa o chaval ten o nome. Xa o chaval é un emblema do seu clube e da súa cidade. Un chaval dos que non hai. Cuestión de infinito. Queremos que a próxima temporada sexa o da volta dos pivotes Álex-Juando. Queremos ese ollar de sobremesa coas avoas falando a língua e ternura de empanada, empanada de bicos, billetes de 50 pra cada un. “Meu Alejandro”, “meu neniño”. A xente sempre xogando ao mesmo, con agarimo. Galicia ulterior, ao cubo: parados nun momento sen hora estamos na pantasma do bar “Sol Naciente”, onde tres camareiras drogatas desmontan o altar de Bebeto que tiñan ao lado do surtidor de Estrella para cambialo por un dedicado a Bergantiños. “Iba sendo hora”. “Eu non sei porque non xoga”. “Pásame un Lucky” e nós que como as pantasmas desas camareiras fumábamos esperando sen entendelo moi ben. Afinal chegou asi, por circunstancias, e mira ti por onde vai provocar a foto perfecta pra encarar o derbi, momento crucial. Alejandro Bergantiños, o autor do gol.

Toda apreciación lévame ao rubio, estou contigo totalmente. Vexo ao adestrador do Leicester que se chama Shakespeare e aí está Bergantiños nunha chalana con cara de pasalas putas. Vexo un espasmo. Síntome racial e pulverizado. Quero que me salven da merda.

Logo están as visións esas de xente montada no lume. Os das peñas. Móntanche unha festa á mínima. Bérranlle a Bergantiños, que voltou no mellor momento. Encheu de povo o discurso, e iso o Celta ódiao. Prepárase todo pra unha abordaxe fundamental, penso que alérxicos ás emocións non sodes e que o vedes igual ca min. Chega o momento mais importante da temporada e, despois de vagar pola ruina anímica, hai unha música que vos eleva cara o teito.

IMG-20170312-WA0019

 

Creerse la copa

Suena la radio. Abres la web del marca. Sintonizas algún canal en la televisión. Inicias sesión en tu cuenta de tuiter. Un mensaje en whatsapp. Un artículo en pocket. Escucha.

“una oportunidad para los no habituales, rotaciones, dar descanso involucrar a jugadores que no han tenido minutos, rotaciones rotaciones, coger confianza, rotaciones rotaciones rotaciones”

No, nonononono, NONONO. No, mira, no. No. La copa del rey, con su formato opresivo, inhumano. La copa del rey y sus nulas esperanzas de victoria final, de trofeo, de final, de celebración. La copa del rey, en la que ganas un par de rondas y te acabas ilusionando para nada, porque para qué si no la vamos a ganar. No, mira, no. No.

Niego categóricamente. Lo niego todo. Bueno, no niego el formato, cuya única virtud es ser una cruel representación metafórica de las teorías de la opresión. Los humildes pelean en el barro hasta que los supervivientes elegidos tienen el honor de ser pisoteados por los gigantes recibiendo lametones de compasión desde los medios, intentando una gesta que (ya) no puede ser. Intentando morir con honor, pues a poco más se aspira. Pero, ¿y qué es si no evitar el descenso/luchar por Europa/tener una temporada tranquila?

Empecemos aquí con las negaciones. No hagáis caso, por más que os lo digan, porque la copa no son dos partidos amistosos colocados al principio del invierno, haciendo de puente entre la época de los parones constantes para los partidos internacionales y el sprint de enero, mercado mediante (dicen que suenan Luis Alberto, Klasnic y Acciari). Nunca fue eso. La copa conecta con lo más primitivo de la competición y, aunque sólo sea por eso, debería ser respetada. Dos rivales y un rato -180 minutos e igual nos gustarían solo 90, pero qué más da- para eliminarse mutuamente. Apenas cuentan las dinámicas, apenas cuentan los cálculos estratégicos a medio plazo, los objetivos, las evaluaciones y los DAFOS. No puedes hacer un GANTT de la copa, no hay milestones intermedios ni deadlines a cumplir. No hay plazos, no hay equipos de trabajo ni horas extra. Es aquí y ahora. La competición y sus cositas, sales a ganar o a empatar o a pillar una contra y a ver pero nunca nunca nunca sales porque estás obligado a ello. Eso es competir.

Quedará en el debe, escrito en letras mayúsculas, de Víctor Sánchez del Amo lo que hicimos el año pasado contra el Mirandés. Aquel día en el que un gran equipo que en una mala racha dio por cerrada la temporada saliendo a Riazor porque no quedaba otra opción. No sabemos lo que quedará en el de Gaizka, pero el partido de Sevilla no augura nada bueno.

Si no nos creemos la copa, con su crudeza competitiva y sus idas y vueltas y su afortunada ausencia de control y orden. Si no nos creemos la copa y la embadurnamos también de asqueroso cinismo posibilista. SI NO NOS CREEMOS LA COPA, yo ya no sé ni para qué seguimos el fútbol. No sé vosotros, pero yo tampoco estoy en la vida como para andar tirando a la basura posibilidades como las de pasar un par de rondas de una competición cualquiera. Imagínate si pudiera jugar (¡si tuviera acceso a!) la putísima copa del rey.

20160216-190250-57b

Viva la Copa!

Al fin llegó la Copa. La Copa es una competición guay. Algunos la ensucian poniendo a los suplentes y vaciando los campos a propósito. Los pobres son unos desagradecidos de categoría. A quién se le ocurre? Salir con suplentes es un puto insulto. Nos gusta la Copa. La Copa es tierna, algo infantil, con todos esos equipuchos mirando la cara de sus papis desde el suelo. Nos gusta la Copa y además nos toca contra un Betis exquisito dirigido por Víctor Sánchez del Amo, lleno de jugadores random. Con Ryan Donk. La Copa facha. Con criollos marcando goles. La Copa caciquil de formato admirable, claro como el agua. La Copa del Mirandés, del Navalcarnero, del Tuilla, la Copa de los milagros. Bastante nos ofrecen con esto de poder jugarla. Somos basura y aún encima nos quejamos. Mira eso: delante del trabajo de papi hay 349 periodistas protestando. Se ve que no les gusta la Copa. No se dan cuenta de que es guay. Proponen que los equipos de provincias jueguen con juveniles para echar abajo la competición. Es triste despreciar semejante honor. Jugar la Copa a doble partido, poner el jeto, soñar para luego morir olvidados, sin que a nadie le importe un carallo. Morir por la familia, por el Estado. Viva la Copa! La boca del rebelde porta gangrena! Y los propios periodistas lo dicen:

la Copa como bálsamo

el refugio de la Copa

En la Liga estás como la mierda pero en la Copa puedes soñar! Como la Deportiva Minera! Como el Athletic, que la gana todos los años! Tú también puedes sacar tu barco a la ría! Es cuestión de tiempo, amigo, que te den tu buen pedazo de pan duro. No es ella rara, esa Copa? Blanca y bella? No es sin embargo un agujero negro precioso? Un bucle espacial temporal? Gravidad cuántica de bucles y la Copa, la misma cosa. Viva la lógica de la Copa! Orden divino! A quién le importa un formato? A quién le importas tú? Es la Copa y merece una genuflexión, maricón. Además, no tienes ni que ir a jugar a Plasencia o al Rododendro de la Sierra, vas directamente a Betis, a Sevilla la grande, al santísimo Benito Villamarín, no te tienes ni que humillar delante de la nación! Menos mal! Y los periodistas delante de la oficina de papi protestando, como si hubiese un camino que tomar para solucionar algo… Ya está bien de lecturas heterodoxas, marcusianas, supratentoriales! Viva la Copa y su aniquilación de todo conflicto. Muerte al recuerdo, que trae depresión. Todos contentos, frota que frota en el lavadero. En el reino de las cosas simples. Con su código, con su arriba y abajo. Con la promesa que viene de la cantera. Para que la veas fugazmente antes de que salga cedida y vuelva tres años más tarde en lo que supone un giro magistral en la planificación de tu club, que habla y habla y luego vende agua a los pozos, entendiendo que bueno, para eso estamos. Para la Copa, sueño envasado al vacío. Nada cantada y formateada. Viva la Copa.

00_1980_002