Al principio picamos todos

Juan Domínguez mira repetidamente hacia atrás cuando conduce la pelota por miedo a que venga a buscarlo y se lo lleve otra vez a Isla Canela. Iván Carril dijo que sí a lo de Irak argumentando que había superado dos pretemporadas con él y que ya no le temía a nada. Seguramente Senel se tiró a las drogas cuando trató de entender por qué había sido titular en aquella eliminatoria de Copa en Mestalla en la que ganamos y no hubo pitada porque era a puerta cerrada. El bueno de Leo tiene en su casa de Bérgamo una diana con su cara y cada noche le tira dardos con la blanquiazul puesta. Taborda se descojonaba el otro día en el banquillo de Riazor pensando que él lo había pedido para un equipo que acababa de jugar la Champions. A Cristian Sincuello le dijo eso de que los extremos primero tienen que defender antes que atacar y se lo tomó tan en serio que enterró la cabeza, se olvidó de cómo se jugaba al fútbol y se centró en construir una carrera mítica. A Pedrito, cuando era nuestro mejor jugador, lo mandó de vuelta a Santander para traer a un israelí mafioso que nunca supo parar y a Antonio Tomás, cámara de gas. Los trató a todos tan bien, que Coloccini no dudó en dedicarle un gol cuando volvió por primera vez a la que nunca fue su casa.

Como buen generador de desconcierto, fue lejos de aquí cuando empezó a favorecernos en algo de vez en cuando. No quiso a Dani y permitió que pasara en las terracitas de Plaza de Vigo los mejores años de su carrera. Y tuvimos que verle las entradas once veces para ganarle siete, empatar tres y dejarle ganar una última jornada en la que nos jugábamos tan poco que salimos con Manu de titular.

Ahora, mientras sodomiza a nuestro Riki, seguramente solo por motivos deportivos, empieza a engañar a una afición que ahora mismo estará ilusionada. Al principio picamos todos. Al principio.

Anuncios

Lugo-Dépor, J37

Jornada 37 de la Liga Adelante 2013-2014. Sábado 3 de mayo.

C.D. Lugo 2 – 2 R.C. Deportivo  ( Ifrán, 9; Insua, 41; Rennella, 71, 78)

Empieza en Ronda de Outeiro, como cuando fui a Gijón. Por primera vez, dos mataderos van a juntos a un partido. Peña La Cuesta, homenaje al exiliado. Recorremos kilómetros y superamos cervezas desde primera hora de la mañana. Que si yo me parezco a Salo, que si el otro es Borja Bastón.

La llegada al pueblo no parece ni reconquista porque no hay a nadie al que conquistar. “Es como venir a ver a los primos”, dice Bastón. Sol, calles desiertas y las pulpeiras escondidas. Vueltas y vueltas hasta la Nova Rúa blanquiazul. Tras separarnos de la familia, un matadero retirado espera con gintonics y vermús. Apuestas pendientes de Copa Sudamericana, fotos de mujeres bellas con la blanquiazul puesta, temas complicados. La mañana se junta con la tarde sin ingerir alimento sólido y, ya camino del Anxo Carro medaigualcomosellameenlaweb, paramos seguramente en el bar menos carismático de la provincia a comer el peor bocata del país. Gol de Lafita en el Camp Nou, estómago lleno y, tras preguntar a tres aficionados puros que van al fútbol con camisa pero rojiblanca, nos plantamos en el estadio.

En un desplazamiento hay que entrar antes de que tu portero salga a calentar y así lo hicimos. Dani, que aunque juegue con ellos sigue siendo nuestro, se puso a tono junto a la incipiente alopecia de José Juan (hace años era Xosé Xoán y molaba más) y nuestra atenta mirada. Cuarta o quinta fila, justo detrás de la portería y delante de Bicho, que no gritaba ni saltaba pero cantaba para sí mismo como el Turu las de Vélez.

IMG-20140503-WA0040[1]

Desde media hora antes, la gente canta con la misma intensidad con la que gesticula Bergantiños, que está de vuelta. Se queda fuera Juan Carlos El Fácil de Sentar. Rabello, en una de sus pocas muestras de brillantez entre tropiezos y buenas voluntades, se va de dos y asiste al yorugua, que aún no ha acertado un pase pero tampoco fallado una ocasión. JuanDominador de derbis baila con la pelota y se la pasa con Luisi y Sissoko mientras Pita piensa que igual debió haber apretado más en verano para volver a casa. Todo avanza con tranquilidad en el campo y locura en la grada. Insua cabecea el segundo y se llega al descanso para beber algo y coger aire.

Falta media hora cuando la gente está pensando en ascender contra el Eibar y Setién decide sacar a Pablo Álvarez. Pablito, con el regate de siempre y los centros de nunca se la empieza a liar a Seoane (aún no Seoán). Rennella, más elegante que los nuestros pero no mucho mejor, cabecea para descontar. Va, Marchena. Sal y pon orden ahí que nos la empiezan a liar. “Noooooo, siempre lo mismo”, dice el piperío. Más de Pablito hasta que Lux pasa de la parada tóporista a la cantada tóporista.

2-2. Silencio. Como cuando fui a Gijón.

Real Jaén – Dépor, R3 CdR

3ª Ronda de Copa del Rey 2013-2014. Miércoles 16 de octubre.

Real Jaén 2-0 R.C. Deportivo (Servando, 72; Juanma, 78).

Brrrrrr, pareció escucharse entre la mayoría deportivista al ver la línea de 5+Marchena. Terminó el partido y el pueblo aún no había parado de resoplar.

Fue horrible.

Saltaron los pupilos de Vázquez a un campo en el que los jóvenes coruñeses no habíamos visto nunca jugar a nuestro equipo. Capitán casi siempre de alma y hoy también de brazalete, salía el Páter con varios de los niños de la mano. Uxío, que volvía tras dejarse la nariz en Córdoba, se colocó por detrás de él. Teles a su lado. En una banda Bicho, que se dio cuenta de que por ahora sus picaduras solo son venenosas en Tercera. Para completar el ataque, Juan Carlos y Luis, a los que ya damos por hombres y todavía miran debajo de la cama al acostarse a dormir en Segunda División.

Los laterales la perdían y se perdían ya fuese intentando defender o amagando con atacar. Por delante de Teles, el que intentó poner algo de criterio de vez en cuando, JuanCar y Bichito no hicieron más que tropezarse y perderla, como si las botas les quedasen pequeñas o nunca hubiesen visto un césped seco del Sur.

La línea de 5 funcionó a veces pero solo porque eran muchos y el Jaén si no se empotraba contra uno lo hacía contra el otro. Jona, que parece jugar mejor cuando mira con su culo gordo a la portería, acumuló más uys hoy que goles en su etapa como fabrilista.

Fabricio, el único que se acercó al notable, salvó goles hasta con la cara pero no pudo con Servando. Servando Sánchez Barahona, ex de Roquetas, San Roque o Díter Zafra. Entró a un córner corriendo desde la Segundabé con tanta fuerza que nos hizo gol y KO en el mismo instante. El de Juanma, otra vez tras una jugada a balón parado, sirvió para dejarnos claro que los adolescentes no hacen el amor todos los días.

Salió Núñez al final, que debutó corriendo en línea recta pero bien. Como queriendo decir que igual lo que hace Arizmendi, él lo puede hacer un poquito mejor.

Si ha de ser, será en Liga.

BWuKSmTIMAA4Gfk

Verano de Líder

Lendoiro

Un arquero y asador; un zagueiro brasileiro medio portugués medio húngaro; un nigro con rastas que hace elásticas; Arizmendi; un argentino (y turco!) acatarrado de tanto pechear; un polaco rubio, guapo y sonriente que corre y don’t speak spanish; otro portugués; uno al que tenemos denunciado; uno de Petón; el Páter.

Y ahora dicen que un balcánico viejo y con acento de Vallekas.

“Como una pelota. Mejor que nunca, rebotando contra las bandas”.

Vacío y con ganas de matar

Golo do Evaldo!

Marcó y no fue con nosotros. Me dejó un vacío más grande que una croqueta de La Bombilla. Más grande que la nariz de Arizmendi o las pelotas de Lionel, que no va a volver.

Me dejó tan tocado que tardé en dormirme y me puse a escribir esto. O igual no fue por eso. Igual fue por los litros de cafeína ingeridos durante un fin de semana de festa na aldea, de bicos ás primas e abrazos aos avós. Qué más da. Tampoco os voy a contar mi vida en nuestra primera cita.

Ahora sí, habrá que dormir ya. Pensando en que cuando me despierte tengamos ya a alguien pasando reconocimiento médico. Y que ese alguien sea negro. O portugués. O las dos cosas.

Y que venga al Matadero con ganas de matar.