Atlético – Dépor, J29

Jornada 29 de la Liga BBVA 2015-2016. Sábado 12 de marzo.

Atlético de Madrid 3 – 0 R.C. Deportivo (Saúl, 18; Griezmann, 60; Correa, 83)

Hemos perdido contra los siervos de Satán. Es lo que hay. Y esa es toda la crónica que este analista tan poco dotado puede hacer sobre el partido. Añado: jugó Manolo. Se lesionó.

No deja de ser admirable el esfuerzo titánico del Deportivo por desandar el grandísimo paso hacia delante que parecía haber dado en la primera vuelta. Como un sprint de Messi pero hacia atrás. La misma habilidad para sortear obstáculos uno que para ponerse palos en las ruedas el otro. Aquella vez que pensamos que nuestro Depor ya era un hueso duro de roer para las ratas del top 5, estábamos reincidiendo en el mismo pecado que cuando creímos que Juando ya era THE MEDIOCENTRO. Nos presentábamos con cara de póker ante rivales poco más que aristocráticos y se la plantábamos bien plantada. Y a recoger cosechas abundantísimas, más en autoestima que en puntos, pero con una confianza bestial de la que ya no queda nada. No he visto un partido del Levante en toda la temporada pero, ¿habéis visto qué dupla tienen arriba? Deyverson, ¿habéis visto qué tío? Está a un par de goles de que aparezca el número de su representante subrayado en rojo en una agenda vieja de Lendoiro. Un maquinón. ¿Y Rossi? ¿Pero ese no estaba en la órbita del Madrid hace no tanto? Jugador fundamental para comprender el siglo XXI. Y míranos a nosotros. ¿Pero con qué nos vamos a presentar ante semejante rodillo? ¿Qué trinchera de pañales y periódicos viejos vamos a edificar para que el colista no nos pinte la cara color esperanza? ¿A qué espíritu podemos invocar? ¿Qué religión abrazar? ¿Qué vacío legal nos puede rescatar de este Juicio Final?

Como no sé nada de nada, le he preguntado a Martí. Martí es un chico de nuestra edad (de la edad que tiene todo el mundo, vaya) que es hincha del Levante. Y ni siquiera lo es por afinidad geográfica, que tiene más mérito, sino por una suerte de hechizo raro de la temporada 11/12 en la que el Levante cabalgó a la vanguardia del campeonato. Qué pocos recuerdos tengo de esa temporada: el Depor ni estaba en primera y la ganó el Madrid, parece de los 80. Me ha dicho que están bien, que están confiantes. Que las imágenes de la grada al finalizar el partido eran de equipo que se va a salvar. Que tienen a dos o a tres que ahora mismo se creen Laudrup. En fin, ninguna buena noticia. Y todo esto como antesala de un #onosoderbi. Uno al que podríamos incluso llegar desahuciados pero ya de ningún modo crecidos. La confianza metanfetamínica pasó a mejor vida. Tal vez sea mejor así y no llegar con el cuello de Djalminha subido. Llegar pidiendo perdón por el penal de Medunjanin y que nos canten el Desime. Y que vuelva la flor.

Sí, que vuelva ya la flor.

efe_20160312_213146028

Anuncios

Atropella a alguien.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s