Real Madrid – Dépor, J19

Jornada 19 de la Liga BBVA 2015-2016. Sábado 9 de enero.

Real Madrid C.F. 5 – 0 R.C. Deportivo (Benzema, 15; Bale, 21; Bale, 49; Bale, 63; Benzema, 90)

Como siempre. Como angelitos que pierden la fe progresivamente y se desinflan. Con ocasiones en los primeros minutos que siembran ilusión hasta el primer gol de la bestia, hasta el segundo, para ya con el tercero recostarse y fumar formulando chistes. La cosa en el Bernabéu no pasó del típico guión en los grandes teatros, así es, a donde llegan los pobres esperando ser marionetas, tímidos sparrings, diminutos adjuntos en la gran novela de los reyes con sus escopetas de tres cañones y sus pollas de caballo inundando el universo.

Empezó bien el Dépor. La tuvo Lucas pero su latigazo chocó contra el culo de Keylor. Luego el equipo empezó a caer a medida que llegaban los goles blancos, sabiendo que las rendijas que permiten colar una heroicidad en estos escenarios son a día de hoy bien pocas. Cara de Jémez, pues, y los cánticos de los nuestros, sus bailes y sus risas, como arma contra el imperio. Nos vais a arrasar pero os enseñamos el culo antes, durante y después de recibir las estocadas. Esta mierda merece actitud. El Dépor la tuvo, intentó introducir su verbo en la arena. Se acercó y remató, diecisiete veces. No hizo gol pero su gente vibró desde lo alto del coliseo, orgullosa. La fiebre funciona a toda máquina en este tipo de situaciones. Nos golean, pero somos mejores. Mira su circo qué magnánimo y sus perros qué colmillos y Zidane en el banquillo pero ¡dios! meneamos el esqueleto hasta la muerte, he ahí la diferencia. Pedro Souto lo sabe y es por eso que se pasó el partido escupiendo locuras enfundado en su camiseta de Luisinho. En Berlín, a miles de kilómetros de casa. Birra, pitis y Luisinho. Que salga Luisinho que se jala al mono ese de Carvajal. Que salga Luisinho que los revienta a estos imbéciles. Luisinho el puto amo. Y venga pitis y sonrisas y fraternidad con un 4-0 en el marcador que no aprieta porque a lo lejos, envuelta en decenas de miles de madridistas piperos, suena la voz borracha del deportivismo. La cabeza alta, el beso sonoro y a pasear el escudo por los bares aquí, en el Orzán o en casa Cristo. Así manda la fe. Firmamos donde haga falta, nos importa tres cojones. Cara de Jémez. La mirada punk. Al otro lado los árbitros, Cristiano Ronaldo, los periódicos, masas de lava fascista, crepitante, muy contenta. Mea con gran chorro, cantando, antes de que te fusilen.

gg

Anuncios

Atropella a alguien.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s