Murmullismo

Mi tío Jose Luís, que debe ser socio del Deportivo desde hace la hostia de tiempo, es un murmullitos. Vive en Adormideras, va al fútbol en chándal, bien afeitado, y se encuentra con sus compinches en el bar Estadio para ensayar los murmullos de mierda que soltará durante el partido. Como persona es ponzoña pura, un auténtico hijo de puta al que hay que tratar como tal. Hace unos años, mi padre me llevó a Coruña desde la Rioja Alavesa, donde vive, para airearse un poco y de paso jugársela al imbécil de su hermano. Era domingo y el Deportivo jugaba fuera, por la mañana, en Pamplona si no recuerdo mal, así que nos fuimos mi viejo, mi novia y yo a tomarla en el Fiuza para ver el asunto y luego comer allí tranquilamente. La jugada nos salía redonda, primero por el puro placer de estar y segundo, porque es costumbre de mi tío ir a este local para ver el fútbol. Mi padre conducía camino de Monte Alto y se relamía mientras decía “verás, verás lo que es el sarnoso este”. Yo no tenía ni idea de lo que iba a hacer. Llegamos ya con el partido empezado y, tal como esperábamos, allí estaba él, dándoselas de entendido entre sus colegas. Era la época aquella del busero, Javito y Rindaroy, un desfase, terreno abonado para esta calaña, pues dentro del caos pueden llegar a todas partes con sus lecciones. El rumiante, mirando de frente el televisor, ignoraba que allí detrás, con la cabeza agazapada entre los cojones de Gianfranco Zola, estaba su hermano, el mismo al que odia en secreto, el mismo delante del cual sonríe cobardemente para guardar las apariencias y librarse de unas buenas hostias (mi padre tiene antecedentes en la cuestión “zumbarle a hermanos”). En fin, pobre hombre. Aprovechando un córner en contra, el más canijo de los Vilas se acercó lentamente al murmullista espetándole un “¡coño, Jose Luís!” que lo dejó tieso, indispuesto, más aún cuando, sin dar tiempo ni al qué hay, tuvo que tragarse un “a ver si devuelves los relojes de papá”, puñalada que hacía referencia a un episodio vergonzoso en la familia, como tantos otros. Tintineaban los vasos, calentaba Juca. El colapso, tras unos segundos, dejó paso al temblor: “Paco, hostia… Me cago en Dios, Paco, que estamos en un bar…” o “coño, Paco… ¿cómo no llamas?”, tenues desviaciones para enfrentar los colmillos de mi padre. “No llamo porque no me sale de los cojones, es sorpresa… y si tanto estamos en un bar, pues invita a algo a los chavales”. Todo esto delante de decenas de personas, yo me deleitaba con la escena y mi novia no daba crédito. El murmullista, alterado por dentro, se intentaba zafar del acoso: “ando mal de dinero, Paco… vine con lo justo”, tras lo cual mi genial acompañante procedió a cantar las virguerías de los deportivistas de palo:

A LOS DE TRIBUNA Y PREFERENCIA SUPERIOR OS PUEDEN DAR BIEN POR EL CULO

MUCHO DEPORTIVO MUCHO DEPORTIVO PERO SIN ENSUCIAROS

PUTO ASCO

CON RAZÓN QUISE HACER AL CHAVAL DEL SPORTING, VIÉNDOTE A TI ME CAGO EN DIOS

COMO PARA QUE LO LLEVARAS TÚ AL FÚTBOL

OS PASÁIS EL DÍA RAJANDO PERO EN RIAZOR ANIMAN DOS

TE TENÍA QUE DAR VERGÜENZA ME CAGO EN MI MADRE TANTO DEPORTIVO Y ME DIJO EL CHAVAL QUE TE VIO INSULTANDO A SCALONI CUANDO CALENTABA

A SCALONI MANDA COJONES

Completamente abatido, el impoluto dominguero salió del local trastabillándose ante el estupor de los presentes, que no sabían muy bien qué hacer. Mi padre lo mandó a la mierda. Hizo lo que mismo que desde Matadero Bonnissel queremos hacer con el murmullo, con la estúpida capa de sonido que poco a poco viene invadiendo nuestro estadio, la que lo convierte en muerto, vulgar, la que atenaza nuestros propios intereses, desmembrando la energía que debe conectar a grada y jugador. Mató a un murmullista que desplegaba sus alas contrarrevolucionarias impunemente. Matadlo también vosotros, si es que sois deportivistas en la victoria y en la derrota, en la fusión y el descalabro, en el cielo y en el infierno. Escupid, estallad, animad con fuego, ¡borrad su silueta de Matogrande al Ventorrillo!

Anuncios

Un pensamiento en “Murmullismo

  1. Pingback: Dépor – Eibar , J22 | mataderoBonnissel

Atropella a alguien.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s