Dépor-Tenerife, J32

Jornada 32 de la Liga Adelante 2013-2014. Sábado 29 de marzo.

R.C. Deportivo 1 – 1 C.D. Tenerife (Lopo, 3; Ricardo (p), 62)

Todo sigue igual en la carrera de los autos locos. Si exceptuamos a ese alambique veloz vestido de amarillo comandado por Valerón, que viene echando fuego desde Arkansas, el resto sigue jornada tras jornada con su interminable tropiezo, como si una barrera invisible cercana a la meta impidiese el paso y acumulase trastos en la autopista polvorienta. La antigualla blindada no despega, nosotros tampoco. Qué somos? El Rocomóvil? Puede, pero en todo caso nos gusta y es por eso que somos vazquistas, tíos viejunos con gafas empañadas que se sientan y aguantan temblores de tierra, lluvias de vasos sobre el escenario. Por qué? Personalmente no lo sé, mi vazquismo no está suficientemente fundamentado, reside en principios bastante gilipollas como que me cae bien o que por lo general y de puertas para fuera apoyo al entrenador de mi equipo aunque sea el mismísimo Gangrenas.

Somos vazquistas y más aún si vemos lo de anteayer, que es un partido que mantiene lo dicho durante toda la temporada (un espich denso y aburrido directo al corazón del ascenso) tras el cual muchos quieren colgar al míster o por lo menos atosigarle para que sea más ofensivo y gane la liga con diez puntos de ventaja. Mal asunto. Desde aquí sacamos los escudos y apreciamos que ante el Tenerife, pussycat compacto liderado por la chica más caliente de la categoría, el planteamiento estuvo bien de inicio, cerrando puertas y creando ocasiones hasta que Bergantiños tuvo molestias y Vázquez, con esa manía tan suya de intentar un apagón total, metió a Wilk y a Marchena. Defensa de cinco y planes frustrados por Ayoze Glamour, quien, ya en ropa interior, seducía a un Machete invadido por el pecado. Luego sí, poca respuesta y un muy cuestionable Ifrán por Luis. Pitos al cambio, grada por desatar otra vez. El hombre se ve obligado a hacer autocrítica en sala de prensa, y lo cierto es que la hace comiendo pipas. Otro punto para él. Más vazquismo y dejadme, joder, que es lo único que tengo. Muchos lo hacen fácil, y al escuchar el sonido gutural del Rocomóvil cierran los ojos y ahogan sus penas en cielos rayados por mil pases, goles, luces estroboscópicas, sueñan y corrompen la historia y a los menores y bien por ellos pero aquí creemos en Italia, en su riqueza táctica, en el Sevilla juvenil que con seis defensas despide al Celta del salón, abrazamos ese “insulto”.

Así pues, vazquismo sereno y una última cosa: esta semana le dedicaremos un fotomontaje en condiciones al de Castrofeito, acompañado de varias sentencias montealtuno-vazquistas del gran Orzanito.

557443

Anuncios

Atropella a alguien.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s