Instrumento

bergan

Mediocentro, portero, ahora central, central zurdo, lo que sea, y siempre solvente. Sus prestaciones llevan un tiempo correteando por los periódicos, por los bares, por las bocas medio pesimistas que pueblan sus barras, del Ventorrillo a Monte Alto. Dicen “carallo pra o chaval…” y “pouca broma, con este chaval…” y también que es algo así como la sección rítmica de Fugazi, con la campanita de la bataca incluída, una gasolina insustituible en este Deportivo que no folla. Tras superar la prueba de las cesiones, un mazo que aplasta las posibles carreras blanquiazules de la mayoría, el rubio lleva dos años notabilísimos, siendo quizás el más regular de todos, sin quejarse, metiendo la pierna sin creerse nunca más de lo que es. Podría alardear, enseñar las cicatrices, pero no lo hace. Pocas palabras y mucha acción. Oscura. De central más oscura todavía, y parece que le pone el asunto. Donde sea y cuando sea, sin promesas chorras. Así funciona Bergantiños. Su actitud eleva el nivel de sulfuro en el campo y en la grada, algo crepita, y mucho tendrán que sachar Kaká o Marchena para quitar de ahí al Imperátor si es que a Vázquez, claro está, le da por mantenerlo en esa posición.

Metiéndonos en el debate sobre si debe o no volver a su mediocampo natural, decir que el rendimiento de Wilk y Frigoríficos Domínguez en esa parcela determina la continuidad de Bergantiños como central. Siendo Ínsua inamovible, la espera de Kaká y Machete es poca cosa, no porque sean mejores ni peores, sino porque todo parece funcionar y, además, porque esto es cuestión de sentimiento y adicción y ahí Álex es insuperable. Así pues, mejor no remover y esperar a que Culio, Cachicote y Juan Carlos dejen de una vez el speed y apuesten por la maruja, que es lo mejor para la cama.

Otro asunto es la capitanía, tema baladí para muchos pero de importancia crucial para los románticos. Sin querer poner en duda todo el capital emocional que rodea a Manolo, su ancestral sabiduría y cumplimiento del deber a pierna cambiada, esperamos con los ojos semicerrados a que el brazalete caiga en el bíceps del 4. Nadie como él para representar la energía que fluye en el grupo: tenaz, intensa, defensiva. We need an instrument, to take a measurement. Si Luisinho entra finalmente en el once lo lógico sería que no tengamos que esperar al año que viene para verlo.

Anuncios

Un pensamiento en “Instrumento

Atropella a alguien.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s